Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La importancia del tamaño

Por Miguel Izu - Jueves, 6 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Dado que mis escasos pero entusiastas lectores esperan que publique algo por sanfermines, mala costumbre que practico desde hace más de tres lustros, este año se me ocurrió llenar esta columna con una serie de relatos sanfermineros. Enseguida me asaltó la duda. ¿Qué extensión debe tener un relato? ¿Son suficientes estos 4.500 caracteres para completar un relato, o sería solo un microrrelato? ¿Dónde acaban los microrrelatos y empiezan los relatos breves, y dónde acaban los relatos largos y empiezan las novelas cortas? Llevado por mi afición a investigar cualquier minucia que no interese a nadie, he tratado de fijar los límites del microrrelato, del relato, de la novela corta y de la novela. A falta de otro canon, me he acercado a las bases que se contienen en los innumerables concursos literarios que pueblan la red.

El microrrelato (en Latinoamérica lo llaman también microcuento, los portugueses miniconto, los ingleses flash fiction, los franceses micronouvelle, en euskera mikroipuin o kontakizun laburra) pretende sintetizar al máximo, lo cual tiene su dificultad. “Escribo una carta tan larga porque no tengo tiempo de hacerla más corta”, se excusó Blaise Pascal. No hay un mínimo para el microrrelato, en teoría ha de llevar al menos una palabra, aunque la exigencia de que haya sujeto, verbo y predicado, aun por elipsis, parece condenarnos a utilizar varias. Hay algunos muy famosos con tan solo seis (“For sale, baby shoes, never worn”) o siete palabras (“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”). Más difícil es fijar un máximo. Hay concursos o publicaciones que ponen el límite en 100, 500 o 1.000 palabras. En otros casos se habla de 150 caracteres, o de una o dos páginas, que resulta más impreciso (una página a doble espacio, el formato usual, equivale a unos 2.000 caracteres y unas 350 palabras). En los últimos años algunos concursos literarios funcionan por Twitter, se ha inventado el término twitterature, lo que obliga a un máximo de 140 caracteres.

Pero resulta que hay concursos de relatos cortos que también ponen el límite en una página, otros lo estiran hasta ocho, diez o quince. ¿Es lo mismo relato corto que relato breve? He visto un concurso de relato breve que exige entre 28 y 32 páginas, otro entre 10 y 12, uno que fija un máximo de cuatro y un cuarto que pone el límite en 5.000 caracteres. También hay un concurso de relatos a secas que pide entre tres y siete páginas, mientras que otro pide entre seis y ocho. ¿Es lo mismo un relato que un cuento? He hallado un concurso de cuentos que exige entre 50 y 80 cuartillas. En cuentos breves he visto uno con el límite de 3.600 caracteres, otro que pide “un relato, cuento o narración” con una extensión máxima de 300 palabras y un tercero lo limita a dos páginas. Es complicado saber si lo que llamamos cuentos de Edgar Allan Poe lo son, o son relatos, relatos cortos o cuentos breves;por ejemplo, Los crímenes de la calle Morgue ocupa unas 40 páginas y casi 80.000 caracteres. Podría ser incluso una novela corta o breve, concepto que también es de chicle. He visto bases de concursos de novela corta que piden entre 40 y 60 páginas, entre 50 y 80, entre 65 y 75, entre 50 y 100, entre 70 y 120, entre 140 y 170. Y uno de micronovela que pide entre 20 y 30 páginas.

El límite de la novela corta con la novela también es impreciso. Los premios de novela suelen exigir como mínimo 80, 120, 150, 200 o 250 páginas, de todo hay en la viña del Señor. En unos casos no se pone máximo, en otros se fija en 120 páginas, 250, 300, 400, he visto de todo. Quizás sean estas dudas sobre la extensión que tienen las obras literarias las que han llevado a convocar algún concurso de “literatura multigénero” que admitía entre 60 y 250 páginas.

Los sanfermines han sido tratados a través de todos estos géneros narrativos. Hay un concurso de microrrelatos sanfermineros que pone el máximo en 204 palabras, por las horas que transcurren del Chupinazo al Pobre de Mí. Hay libros de cuentos sanfermineros y de cuentos sobre San Fermín. Y hay bastantes novelas que, en todo o en parte, se ubican en los sanfermines, tengo catalogadas cerca de treinta (incluso soy autor de una de ellas), aunque la mayoría de la gente solo conozca Fiesta.

Así que, en los próximos días, llenaré este espacio con una historia festiva que quizás sea un microrrelato largo, o un relato muy corto, o un cuento breve, o una micronovela. Un algo pero, en todo caso, sanferminero.