Tarea de todas

Por Fernando Alonso - Jueves, 6 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

6de julio… Un año más ¡Ya estamos en fiestas!... A pesar de que esta frase debería ser sinónimo de pasarlo bien, de compartir buenos menús, de disfrutar, bailar, cantar, abrazar, besar, de buscar buen rollo… hay un aspecto que año tras año sigue extendiendo un manto gris sobre el blanco y rojo de los Sanfermines y los festejos de otras ciudades y pueblos: las agresiones sexuales.

Este año, el Instituto Navarro para la Igualdad lanza una campaña con la intención de implicar más a los hombres en la lucha contra todo tipo de agresión, imposición y falta de respeto hacia las mujeres. Del ya conocido eslógan de “No es no”, damos paso este año al “Vuestro no es nuestro no”, dicho por ellos;y “Nuestro no es vuestro no”, dicho por ellas.

Me parece muy acertada esta llamada a la cooperación dirigida a los hombres para que seamos más empáticos con el grave problema de la violencia de género. Más que acertada diría yo necesaria, porque a pesar de que con estas consignas estamos hablando de Derechos Humanos básicos, existe un sector de hombres que no ve en las mujeres la condición de personas, sino que por encima de todo las percibe como objetos que pueden ser usados para su placer.

A estos hombres pervertidos por los valores del machismo es necesario educarlos en la igualdad de derechos y en el respeto a las personas. A estos hombres es necesario desmachistizarles y civilizarles, y esto, tal y como reflejan los eslóganes mencionados es tarea de todas, me refiero a las personas, sin especificar sexo.

A pesar de que su significado no deja lugar a dudas, parece que hay algunos machos que no entienden algo tan simple como que las mujeres son dignas del mismo respeto y con los mismos derechos que ellos. Por eso, hay que enseñarles que tener pene no es motivo para imponer nada a quien no lo tiene;es necesario aclararles que las mujeres no son vasijas para depositar su semen, en fin, hay que explicarles algo tan elemental como que si una mujer va ligera de ropa o enseña alguna parte de su cuerpo, no está pidiendo que le metan mano, ni que la desnuden, ni que la rieguen con kalimotxo.

Aunque estos son aspectos obvios para cualquier persona civilizada, la experiencia nos obliga a explicar asuntos tan simples como que si ella te ha dicho no en tu primer intento de contacto, debes respetarle y aceptarlo. Pero también te ha podido sonreír y eso no quiere decir necesariamente que quiere ser besada;ha podido bailar contigo, o incluso te ha podido morrear o abrazar, pero eso no quiere decir que necesariamente quiera acabar en la misma cama. Todavía más, la situación ha podido llegar a su punto más caliente, pero puede que en su manera de entender los encuentros para el placer no entre el que tú se la metas. La cantante y diseñadora Amber Rose lo deja muy claro en unas declaraciones que hace poco se hicieron virales en las redes…

“… si estoy con el culo al aire tumbada con un chico que tiene el condón puesto, y yo digo que he cambiado de idea y que no me apetece, eso significa no… No y ya está. No importa lo lejos que hayamos llegado, no importa lo que lleve puesto o no lleve, si digo no, es no”.

Así de simple... entender este mensaje está al alcance de cualquiera, vale para todos los días del año, vale para todas las fiestas, también para las nuestras, los Sanfermines. Porque si hay una parte de la población masculina que no lo entiende, o más allá de entenderlo o no entenderlo, si en el ambiente no se perciben garantías de que los hombres vayan a respetar esta ley básica de convivencia del respeto al otro sexo, las fiestas pierden su sentido porque el 50% de la población queda en peligro de ser sometida a los deseos de los agresores.

Por unas fiestas libres de agresiones sexuales.

Gora San Fermín. Viva San Fermín.

El autor es sexólogo de sexoguay.com