Campaña de recogida de firmas en Leitza para la reforma del antiguo cine

Impulsada por el Ayuntamiento, se busca el apoyo del Gobierno de Navarra

Nerea Mazkiaran - Jueves, 6 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Imagen virtual de como sería Leitzako Herri Aretoa, con un graderío telescópico.

Imagen virtual de como sería Leitzako Herri Aretoa, con un graderío telescópico. (CEDIDA)

Galería Noticia

Imagen virtual de como sería Leitzako Herri Aretoa, con un graderío telescópico.

leitza- El Ayuntamiento de Lei- tza ha impulsado una campaña de recogida de firmas para solicitar al Gobierno de Navarra su apoyo en el proyecto de remodelación del antiguo cine, que se convertiría en una sala para usos múltiples. El presupuesto, según una memoria valorada presentada a la dirección de Cultura, es de 1,2 millones de euros. “Es un proyecto estratégico pero inviable sin la colaboración del Gobierno de Navarra”, destacan desde el Ayuntamiento. Asimismo, inciden en que “no se busca una infraestructura sobredimensionada sino dar solución a las deficiencias legales y funcionales para responder a las necesidades de los artistas y agentes locales de la zona”. El pasado 20 de junio el alcalde presentó el proyecto a diferentes agentes sociales, 38 en total, que mostraron su apoyo a esta iniciativa.

Para el Ayuntamiento es fundamental conservar el edificio actual. Y es que es un referente del desarrollo social y cultural que ha vivido Leitza estas últimas décadas. Lo cierto es que en todo este tiempo se han llevado a cabo pocas mejoras y el querido cine de Leitza se ha quedado viejo, muy viejo. La lista de deficiencias es larga. No cumple la normativa en materia de accesibilidad además de la existencia de humedades, goteras, con importantes pérdidas energéticas. Pese a todo ello, entre 2015 y 2016 tuvieron lugar 111 actividades, lo que da una idea de la rica vida sociocultural de Leitza.

Con un aforo de 350 personas, se trata de un edificio de tres plantas construido en 1956, fruto de la iniciativa popular cuando se decidió abandonar un local parroquial. En 1964, tras someterse a obras de ampliación, el edificio fue registrado como propiedad de la Iglesia. El Ayuntamiento lo recuperó y volvió a acondicionar en 1988. Con el proyecto obsoleto, inhábil para el formato digital, el grupo de voluntarios que se encargaba de las emisiones cesó en 2016.

MULTIFUNCIONALAdemás de resolver los problemas actuales, la reforma posibilitaría nuevos usos, convertida en sala multifuncional gracias a un graderío telescópico, tal y como se recoge en la memoria presentada al Gobierno de Navarra. Las mejoras de la parte exterior serían la renovación de la cubierta, adecuación de la fachada y eliminación de los desniveles existentes. En el interior se adecuaría la distribución del edificio, con mejores accesos, rampas y ascensor. Finalizará con equipamiento de la sala, con el graderío telescópico y un proyector digital.