Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Con el Riau riau popular no puede ni la lluvia

La Pamplonesa fue escoltada por varios mozos que iban abriendo paso

El Tuli disfrutó de la ‘Marcha a Vísperas’ como un joven más

Unai Yoldi Hualde Unai Beroiz - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El Tuli baila el ‘Vals de Astráin’ al son de La Pamplonesa mientras abandonan la plaza Consistorial.

El Tuli baila el ‘Vals de Astráin’ al son de La Pamplonesa mientras abandonan la plaza Consistorial.

Galería Noticia

  • El Tuli baila el ‘Vals de Astráin’ al son de La Pamplonesa mientras abandonan la plaza Consistorial.
  • Varios hombres empujan a la muchedumbre para poder avanzar hasta la iglesia de San Lorenzo.

pamplona- El Riau riau ha sido durante años uno de los actos más populares del 6 de julio. Sin embargo, esta tradición centenaria fue suspendida en 1992 como consecuencia de los incidentes que también se repitieron en los intentos de recuperarlo en 1996 y 2012. No obstante, una celebración así no podía caer en el olvido y desde la iniciativa popular se ha conseguido que, por lo menos, La Pamplonesa complete el recorrido. Concretamente, la peña Mutilzarra, que cumple su 25º aniversario, es la impulsora del Riau riau popular que se lleva celebrando 20 años.

Como cada 6 de julio, a las 6 en punto de la tarde, con la lluvia empezando a hacer acto de presencia, el Vals de Astráin comenzó a sonar y los cientos de pamplonicas y allegados empezaron a bailar entre un gran júbilo. Entre ellos, Iván e Iker, dos vecinos de Ansoáin, cantaban gracias a la chuletilla de la letra que la peña Mutilzarra había repartido. “LaMarcha a Vísperas es algo que se debería recuperar oficialmente”, comentó Iván, a lo que su amigo Iker añadió que “en El Sadar el Riau riau es especial, pero aquí lo es mucho más”.

Pese a la cantidad de gente que se acercó a la plaza Consistorial, La Marcha a Vísperas de ayer tuvo un protagonista. Entre varios hombres que le rodeaban, a sus 86 años el Tuli bailaba el Vals de Astráin como el que más. “Estoy algo agobiado por la gente pero muy feliz”, manifestó el encargado de tirar el chupinazo el año pasado.

Tras más de quince minutos y, a pesar de que la lluvia ya mojaba las cabezas, La Pamplonesa puso rumbo a San Lorenzo con bastantes dificultades debido a la gran multitud congregada. Un grupo de mozos tomó la delantera para, con mucho esfuerzo, ir abriendo paso entre algún que otro empujón. Finalmente, la comitiva consiguió llegar a la iglesia minutos antes de las ocho de la tarde.

Herramientas de Contenido