Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

feria del toro

Oreja para Román por una estocada a matar o morir en la tarde del santo

EFE - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 21:43h

El diestro Juan Bautista en su faena con la muleta al primero de su lote durante la segunda de la feria del Toro de Pamplona.

El diestro Juan Bautista en su faena con la muleta al primero de su lote durante la segunda de la feria del Toro de Pamplona. (EFE)

Galería Noticia

Pamplona. El valenciano Román ha cortado la única oreja de la corrida del día de San Fermín en Pamplona, como premio a la gran estocada con la que mató al tercer toro, que le prendió por el pecho de manera escalofriante, aunque sin gravedad, en el mismo momento en que enterraba la espada.

FICHA DEL FESTEJO:

Cinco toros de Cebada Gago y un sobrero (en quinto lugar) de García Cebada, que sustituyó al titular que se partió un pitón contra un burladero. Corrida de muy seria presentación, con astifinas y muy aparatosas cabezas, pero muy dispar de volúmenes, con varios toros cinqueños, bastos y con más de seiscientos kilos. La falta de raza del conjunto se tradujo casi siempre en una actitud de defensiva aspereza.

Juan Bautista, de burdeos y oro: media estocada desprendida perpendicular y descabello (silencio); estocada (silencio).

Javier Jiménez, de blanco y oro: estocada contraria delantera y cuatro descabellos (silencio); pinchazo y media estocada atravesada (silencio).

Román, de nazareno y oro: estocada (oreja); estocada trasera desprendida y dos descabellos (ovación).

Román fue atendido en la enfermería de policontusiones con signos de conmoción cerebral. Salió bajo a matar al sexto, sin autorización del equipo médico.

Entre las cuadrillas, destacó Rafael González bregando con el primero.

Tercer festejo, primera corrida de toros, de la feria de San Fermín, con lleno en los tendidos.

LA CRUZ DEL DIABLO

Asegura el viejo dicho taurino que, a la hora de matar a los toros, "a quien no hace la cruz se lo lleva el diablo". Pero hoy en Pamplona, más que Satán quien mandó en la plaza monumental debió ser el famoso capotillo de San Fermín para evitar, al menos, que Román resultara herido de tanta consideración como pareció en el mismo momento en que estoqueaba a su primer toro.

Y es que el valenciano, una vez que lidió sin gran brillo al muy serio y áspero toro de Cebada Gago, cometió el error de rematar su faena con unas manoletinas de manos muy altas que no hicieron sino acrecentar la tendencia del bicho a echar la cara arriba, algo especialmente desaconsejado cuando unos instantes después el torero ha de entrar a matar.

Y así sucedió que el cinqueño, avisado ya, esperó a Román con la cabeza alta cuando le atacaba con la espada y, sin esfuerzo, le prendió por el pecho de manera escalofriante, provocando al público la sensación de estar viendo un gravísimo percance.

Pero lo que ocurrió, en cambio, es que Román había logrado enterrar el acero por todo el hoyo de las agujas, haciendo que el toro se desplomara delante de él cuando, zafado y afortunadamente ileso, volvió a la cara de su enemigo despojado de la chaquetilla.

Aunque no iba a ser éste el único gesto épico de Román que, en su debut en Pamplona, decidió zafarse también de los médicos que le trataron de policontusiones en la enfermería para salir a enfrentarse, bajo su responsabilidad, con el mostrencón de 630 kilos que había herido a tres corredores a las ocho de la mañana.

Con todo, y pese a su voluntad, Román no pudo sacar mucho más de un animal mansón y frenando, con el que se desenvolvió con poca convicción pero, a cuya muerte, la afición navarra le agradeció el gesto.

Muy por encima de su lote estuvo el sevillano Javier Jiménez, que volvía a Pamplona tras su valiente actuación del 2016, cuando resultó herido de consideración y también se mantuvo en el ruedo pese a la cornada.

Tampoco ahora tuvo el de Espartinas toros agradecidos ni colaboradores, sino que hubo que tirar de su buen oficio para sacarle pases a un segundo rebrincado y que no dejó de soltar cabezos, aunque no tan violentos y con tan escaso recorrido como los del quinto. Su mayor mérito fue que, a pesar de todo, apenas dejó que ninguno le tocara la muleta.

Por su parte, el francés Juan Bautista faenó de manera mecánica y sin apenas compromiso con el basto ejemplar de pelo melocotón que abrió la corrida y que se empleó tan poco como su matador, mientras que no dejó ver, por falta de mando y apuesta, la intuida mejor condición del cuarto, el cornalón ejemplar con el que remató su jornada laboral.

Herramientas de Contenido