Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los verificadores echan el cierre al constatar el desarme total de ETA

Tras el desmantelamiento del arsenal, ahora quedaría pendiente su disolución definitiva

Javier Núñez - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

En febrero de 2014 ETA entregó un pequeño arsenal a los verificadores, que fueron citados en la Audiencia Nacional.

En febrero de 2014 ETA entregó un pequeño arsenal a los verificadores, que fueron citados en la Audiencia Nacional. (Foto: Archivo)

Galería Noticia

En febrero de 2014 ETA entregó un pequeño arsenal a los verificadores, que fueron citados en la Audiencia Nacional.

bilbao- Los pasos hacia un final ordenado de ETA se van cumpliendo de la misma manera que pasan las hojas de un almanaque. Si la pasada semana el colectivo de reclusos (EPPK en sus siglas en euskera) daba por finalizado el debate abierto desde diciembre y aceptaba la posibilidad de que cada preso de forma individual se acoja a los beneficios penitenciarios, ayer la Comisión Internacional de Verificación (CIV), grupo liderado por Ram Manikkalingam, anunciaba en un comunicado que daba “por finalizada su actividad” al considerar que esa vertiente, la del desarme de la banda, está ya cumplida. Así, con los presos dando un paso hacía las vías legales de reinserción y con los verificadores del desarme dando por concluido su trabajo, al final ordenado de ETA le quedaría un estadio, el de su disolución. Algo que muchos apuntan que podría producirse tras el verano, quizá coincidiendo con la fecha en la que la banda anunció el final de su actividad armada, el 20 de octubre, en este caso de 2011.

En el comunicado hecho público ayer, la CIV hace un repaso a su actuación y afirma que se constituyó en septiembre de 2011, entonces para verificar el final de la violencia de ETA. Posteriormente, en febrero de 2014, la CIV recuerda que confirmó que ETA había puesto fuera de uso operativo una cantidad específica de armas, municiones y explosivos, un hecho que, a juicio de los verificadores, “fue un pequeño pero importante primer paso hacia el desarme de ETA”.

La última fecha a la que hace mención la CIV es el pasado 8 de abril, día en el que recibió “de representantes de la sociedad civil vasca en Francia” información relativa a la localización de “armas, municiones y explosivos” de la banda que “fue puesta a disposición de las autoridades francesas”. “A la luz de estos acontecimientos”, la CIV concluye que ETA “ha cumplido su compromiso de desarmarse”, por lo que “considera su trabajo completado y, por lo tanto, da por finalizada su actividad”.

AgradecimientosEn el comunicado, la CIV se extiende en dar las gracias a quienes de forma individual o colectiva les han apoyado en su labor. Así, asegura que ha trabajado “estrechamente” con el Gobierno vasco, así como con “PNV, EH Bildu y PSE”;los sindicatos UGT, CCOO, ELA y LAB y la patronal Confebask, además de con “representantes de la Iglesia católica vasca”. En este sentido, “reconoce la confianza” que estos agentes políticos, sindicales y sociales depositaron en la comisión cuando “se embarcaba en una difícil y exigente tarea sin garantías de éxito”.

La comisión liderada por Manikkalingam hace también referencia al acto final de desarme llevado a cabo en Baiona y a la labor realizada en ese sentido por el lehendakari Iñigo Urkullu, el alcalde de la capital labortana, Jean-René Etchegaray;y la presidenta del Gobierno de Nafarroa, Uxue Barkos, quienes asegura que jugaron un papel clave “en la fase final del proceso de desarme”. Agradecen también al ex consejero vasco de Interior, el socialista Rodolfo Ares, “por su respaldo y consejo”;al ex dirigente de Sortu, Rufi Etxeberria, “por su apoyo y esfuerzos”;y expresan su “profundo aprecio” al exdirigente de la red ciudadana por el acuerdo y la consulta, Lokarri, Paul Ríos.