Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
33 meses de alejamiento para la acusada

21 meses de cárcel por pegar al hijo de su novio en un piso de la Comarca de Pamplona

33 meses de alejamiento para la acusada, que reconoció los hechos de 2016

Enrique Conde - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona.

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona.

PAMPLONa- Una mujer, vecina de una localidad de la Comarca de Pamplona, fue condenada el pasado lunes en el Juzgado de lo Penal número 3 de la capital navarra a un año y nueve meses de prisión por un delito de maltrato habitual al hijo de 7 años de su compañero sentimental. Además, la sentencia, alcanzada de conformidad, decreta una orden de alejamiento de dos años y nueve meses de la mujer respecto al menor, con el que tampoco podrá comunicarse en ese plazo de tiempo estipulado. Deberá indemnizarle con 1.000 euros por el daño moral ocasionado al niño. La mujer no será encarcelada pero deberá someterse a un programa de educación y sensibilización con menores, según el acuerdo alcanzado.

En el escrito de acusación de la Fiscalía se recordaba que el menor, nacido en 2009, convivía con su padre desde que nació porque era él quien ostentaba la guardia y custodia después de haberse separado de su esposa. Cuando el niño apenas tenía un año, su padre comenzó a convivir con la acusada. Y fue en septiembre de 2016 cuando el padre tuvo que abandonar su domicilio en la Comarca de Pamplona para viajar a un país europeo por motivos de trabajo. De este modo, el niño quedó bajo el cuidado de la acusada y fue entonces cuando comenzó a agredir al menor “de forma constante, con el zapato, con la mano, con puñetazos y con la correa. Dichos golpes se los propinaba en los brazos, en la espalda y en la cabeza. En una de las ocasiones en las que el niño fue agredido, este se mordió como consecuencia del golpe recibido y llegó a sangrar del labio. El menor presenta como consecuencia de los hechos indiciados “sentimientos de tristeza, llorar, miedo, inseguridad, rabia y vacío interno, y autosuficiencia defensiva”, finalizaba el escrito acusatorio.