Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Calles y balcones abarrotados para acompañar a San Fermín

La Coral de Santiago de la Chantrea cantó la jota ‘Al Glorioso Fermín’ en honor a su compositor Joaquín Madurga, recientemente fallecido
La jotera Merche Bretos estrenó nueva compañera: Ana Leache

Sara Huarte / Oskar Montero - Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

En el número 57 de la calle Mayor, en el balcón, cantaron las joteras Merche Bretos y Ana Leache.

En el número 57 de la calle Mayor, en el balcón, cantaron las joteras Merche Bretos y Ana Leache. (Oskar Montero)

Galería Noticia

En el número 57 de la calle Mayor, en el balcón, cantaron las joteras Merche Bretos y Ana Leache.Merche Bretos, protagonista de uno de los ‘momenticos’.Algunos vecinos, además de ponerse sus mejores galas, también adornaron sus balcones.La Banda Municipal La Pamplonesa arrancó grandes ovaciones a los numerosos espectadores.Los amigos del Arte saludan al Santo con las guitarras levantadas.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- El repicar de las campanas de la Catedral retumba en la Vieja Iruña, amortiguado por la presencia de miles de personas que abarrotan las calles por las que pasará el Santo Morenico durante la tradicional procesión sanferminera. Faltan pocos minutos para queSan Fermín salga por la puerta de laIglesia de San Lorenzo y la expectación es máxima. Los “ya falta menos” y “ya viene Ferminico” se entremezclan con las prisas por tener el móvil a punto para inmortalizar el momento y con la expectación que flota en el ambiente.Por fin, llega el esperado momento y poco a poco, aparece la imagen de San Fermín. En el momento en que las puertas se abren por completo, los susurros emocionados se transforman en un aluvión de aplausos y vítores y, mientras unos luchan contra la emoción, otros comienzan la carrera por conseguir la mejor foto.

Poco a poco la comitiva avanza atravesando el pasillo de devoción en blanco y rojo que forman los fieles al Santo. La Comparsa de Gigantes y Cabezudos, acompañados por los traviesos zaldikos, encabeza la marcha. Tras ellos, la Cruz de San Lorenzo y la Cruz Arzobispal, los gremios de carpintería y labradores, la Hermandad de la Pasión y Congregación Mariana y los timbaleros y gaiteros municipales. Por último, ataviados con sus mejores galas y cerrando la comitiva, los dantzaris y txistularis de Duguna custodian la imagen del Santo, a la que escoltan el Cabildo catedralicio, la bandera de la ciudad y los maceros, la corporación municipal, también con traje de gala;la escolta de gala y La Pamplonesa. A su paso, reciben una lluvia de vítores, aplausos y pétalos de rosa procedentes de la propia calle y también de los balcones. Algunos de ellos engalanados y casi todos, repletos de vecinos y vecinas que no pierden detalle de la procesión que pasa bajo sus ventanas.

En la confluencia de la calle Ciudadela con San Antón, y por vigésimo cuarto año consecutivo, están los más de 100 integrantes del coro Canta et Yanta. Preparados para alzar sus voces y homenajear al Santo con su interpretación de la jotaQuieren todos cantar, compuesta por Jesús Martínez. Algo más adelante, en la plaza del Consejo, la comitiva se detiene y la jota Al Glorioso San Fermín rasga el aire en un doble homenaje de la Coral Santiago de la Chantrea al Santo y al creador de la emotiva jota, Joaquín Madurga, recientemente fallecido. Las últimas notas aún vibran en el aire cuando el público prorrumpe en un sonoro aplauso, que cierra con broche de oro el segundo momentico de la Procesión. No obstante, no pasa mucho tiempo hasta que llega el tercero, esta vez desde lo alto de un balcón del portal 57 de la calle Mayor y a ritmo de Aurora de San Fermín, interpretada por Merche Bretos y Ana Leache.

Aún con la tormenta de emociones provocada por las voces de las dos joteras en pleno apogeo, la comitiva continúa su andadura por las calles de la Vieja Iruña, hasta detener su paso frente a la Sociedad Gastronómica Napardi. Fuera y ataviados con sus delantales blancos, esperan los integrantes del coro, preparados para hacer vibrar a todos los asistentes de la tradicional procesión sanferminera con su Agur Jaunak, cuya melodía y letra se eleva en el aire, hasta mezclarse con los aplausos de los asistentes y las cuerdas de las guitarras de los Amigos del Arte, que, a pocos metros de los de Napardi, saludan al Santo con sus instrumentos’ en alto antes de entonar su tradicional jota. Al terminar, tras un largo aplauso compartido por ambas formaciones, el Santo y su séquito prosiguen el camino de vuelta a casa;la capilla recientemente reformada en la que la figura del Santo descansa durante todo el año.

300 añosUna vez allá, y como previa al último momentico de la procesión;una misa en honor al Santo oficiada por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez . Durante la misa, Pérez recordó que “a pesar de todos los momentos históricos, en la fiesta de San Fermín siempre ha permanecido la devoción popular” e indicó que “no hay peor crisis existencial que un corazón duro y seco”, agregando que “hoy se necesitan cristianos valientes”. Además, durante la homilía, el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela recordó que este año se celebra el Año Jubileo de San Fermín “con motivo de los 300 años en que se consagró el altar y la capilla” del Santo. “Por ello, se ha restaurado todo, para dar esplendor a nuestros deseos, para vivir este tiempo jubilar con una gracia muy especial”, aseguró. Al terminar, y tras despedir al Santo, llegó el último momentico del día;el baile de los gigantes al son del txistu y la gaita. Una danza en la que los colosos de cartón y madera mostraron sus mejores pasos de baile, acompañados por el constante repiqueteo de las campanas de la catedral.

iNCIDENCIAs

Golpe de Calor. Dentro de la Iglesia, durante la homilía oficiada por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, una mujer sufrió un desmayo como consecuencia de un golpe de calor, por lo que tuvo que ser evacuada.

temperatura36

Durante el día de ayer, la temperatura máxima rondó los 36 grados y la mínima los 18. Así, a las 14 horas, cuando aproximadamente terminó la procesión, el termómetro rondaba los 36 grados.

el dato

Mari Cruz Corral no cantó. Por primera vez en 11 años, Mari Cruz Corral no cantó la tradicional jota subida al balcón del número 57 de la calle Mayor. La tradición comenzó en 2005 como un homenaje a Zabalza uno de los miembros de los Iruñako, que falleció en aquel entonces. En 2005, el Ayuntamiento colaboró poniendo megafonía en el balcón de otro Iruñako. Antes de eso, Mari Cruz Corral cantaba la jota al Santo a pie de pista. Durante años, Corral unió su voz a la de Merche Bretos, que este año ha cantado su tradicional jota junto a Ana Leache en el mismo balcón.

Últimas Noticias Multimedia