Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Feria del Toro | Apunte crítico

Cebadas al cuadrado

Por Patxi Arrizabalaga - Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Juan Bautista pierde la muleta ante la acometida de ‘Piporro’, primero de la tarde.

Juan Bautista pierde la muleta ante la acometida de ‘Piporro’, primero de la tarde. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Juan Bautista pierde la muleta ante la acometida de ‘Piporro’, primero de la tarde.

mientras miran estas letrillas, quizás esperando leer al maestro Polite, contarles que cumple hoy los años, hecho un jabato, peleando con los males que le aquejan y dando honor y gloria a la fuerza que le acompaña. Jamás estaré a su altura verbal, pero los tantos y más años que les parece a muchos tras su ala protectora, el respeto que le tengo me hacen presentar batalla ante cualquier reto. Quizás, solamente para que se sienta orgulloso. Seguro que ambos compartimos el poco orgullo que nos deja esta desaborida corrida que no sé como terminar de catalogar. Siempre respeté al viejo criador con ensalzo y admiración por su fuerte condición y su raza. Tenía ideas antiguas, algunas traídas de su gran Belmonte, como dar poca comida a los erales para que afilaran pitones, o buscar el toro bajo y de lomo recto, poco cuello y capaz de meter los belfos en la arena. Hoy, Cebada Gago ha entrado en la modernidad. Ya se puede preciar de encontrarse en la Tauromaquia 2.0. Las leyes de la exigencia del supuesto trapío, confundiendo kilos con lo que tu encaste respeta por generaciones de toros se vuelve majara tras ver esta inconexa corrida que abría hoy la feria del Toro 2017. Quién es el responsable de ver estos animales pequeños, furibundos, de mirada vivaz, lomo recto, finos de cabos, astifinos, y por supuesto, bajos. Esos geniudos y bravos de desarme rápido, ágiles, y con romanas nunca superiores a los 525 Kg. Esa es la pregunta del millón. Quizás los aerogeneradores dan de sobra para tener comida a esportones y echarles dos veces al día desde el destete. Quizás hemos cambiado la selección, hemos subido el tipo de las vacas y nos echamos en brazos de grandes sementales, tomados por volumen, en vez de por reata o por nota. O de verdad esa necesidad de traer a las ferias importantes bichos que destaquen, en las calles de Pamplona, o en plazas de gran diámetro esté por encima de lo que estos cebaditas eran en su momento. Quién tiene que apuntarse en el debe que pidamos bicharracos desproporcionados en vez de remates terciados como siempre lo fueron. Aquí hay mucho que analizar, porque desde que se echaron en el 2013 con cajas destempladas a los muchísimos toros que llegaron desde esta casa para desconsuelo de tanto cabadista que nutren las calles de Pamplona, así de como aquel pobre Lolo que lloraba sin consuelo, esta casa ha sacado de tipo sus animales, los tiene para las calles, y para pocos sitios más. Y no puede ser solamente responsabilidad de los ganaderos, que como humanos supervivientes tienen que buscar amortizar de la mejor manera su explotación. Gracias a José García Cebada por haberse llevado el pasado año a Perseguido. Al menos lo hemos visto otra vez, no solo en los corrales sino en la plaza demostrando que podía ser sobresaliente. El resto, ya es Cebada al cuadrado.