Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Crítica

La fiesta dentro de la fiesta

Por Javier Escorzo - Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

CONCIERTO DE TREMENDA JAURÍA &AMPARANOIA

Fecha: 06/07/2017. Lugar: Plaza de los Fueros. Incidencias: Muy buena asistencia para las dos actuaciones, con la plaza llena y gente que contempló los conciertos desde el césped.

Como cada año, se nos echaron encima los Sanfermines. En lo que a la música se refiere, este año presenta una novedad significativa, al ser el primero en que se reducen los días de concierto en la plaza de los Fueros, quedando únicamente cuatro en vez de los ocho habituales. Se aducen razones económicas y una teórica falta de interés por parte del público. Por eso, había cierta curiosidad por ver cuál sería la asistencia a la primera cita de estas fiestas. El día 6 es imprevisible;se sale desde bien temprano y nunca se sabe cuándo ni cómo se va a terminar. Sin embargo, cuando los fuegos artificiales terminaron, la plaza de los Fueros presentaba un aspecto magnífico, repleta de gente que esperaba el comienzo de las actuaciones en directo. Sobre el papel, las dos propuestas encajaban bien con el concepto de concierto sanferminero: los primeros fueron los madrileños de Tremenda Jauría, que cuentan con gran tirón entre los más jóvenes. Su música, basada en los ritmos tropicales más bailables y las letras reivindicativas, impidió que el ánimo decayera ni tan siquiera por un instante. La primera gran conexión llegó con ‘Tú no eres mi papi’, una cumbia feminista en la que claman por la igualdad y desprecian ciertas actitudes machistas, tan presentes en los estilos que ellos practican. El de la liberación de la mujer es su principal argumento, y en realidad casi el único. Quizás para secundarlo, algunas chicas muy jóvenes de las primeras filas se desprendieron de la parte superior de su vestimenta y presenciaron la actuación en top less. También lanzaron otro mensaje, a modo de hedonista grito de guerra: “Viva el perreo, muerte al trabajo”. Terminaron su concierto con una curiosísima versión de En la línea del frente, de Kortatu, convirtiéndola en un merengue sobre el que dispararon samplers que evocaban la melodía original.

En el descanso se produjo un cambio de público: se fueron los más jóvenes, muchos de los cuales no habían nacido cuando se editó el primer disco de Amaparanoia (del que ahora se celebra su vigésimo aniversario), y entró gente de más edad. La jienense ha recuperado el nombre artístico que la hizo célebre después de tres discos en solitario, regresando así a su lado más festivo. Arrancó con fuerza, regalando un hit ya en el segundo tema (Welcome to Tijuana). También lanzó varias proclamas feministas, presentes en su vida y en su obra (You know what I mean), y contra la sociedad actual (Hacer dinero pertenece a su debut discográfico pero conserva toda su vigencia). Viendo las propuestas de grupos como Tremenda Jauría, es evidente que se educaron musicalmente con la generación de Amaranoia: ahí estaba ya el mestizaje latino, la fiesta y la rebeldía. Apoyada por una gran banda (saxo, trompeta, percusión, teclados…) recorrió países y estilos diversos (son cubano, rumba, ranchera, reggae, ska…). Dejó su gran himno para el final: cuando comenzó a sonar Que te den, el público del césped bajó a bailar a la plaza, y allí se quedó para los bises: Mi amor se fue y Ella baila bembe. Un año más, la música demostró tener su sitio en la fiesta.

Herramientas de Contenido