Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Un experimentado corredor navarro, herido tres veces por asta en el muslo

F. Javier Aulló Tapia, de 46 años, fue arrastrado varios metros por el toro ‘Punterito’ en la Estafeta

Patricia Fernández, Pablo Roa / Javier Bergasa - Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El corredor natural de Tafalla momentos después de ser corneado por ‘Punterito’.

El corredor natural de Tafalla momentos después de ser corneado por ‘Punterito’. (D.N.)

Galería Noticia

  • El corredor natural de Tafalla momentos después de ser corneado por ‘Punterito’.
  • La lanzadora del Chupinazo, Paula Remírez, tras el encierro.

pamplona-Francisco Javier Aulló Tapia, de 46 años y natural de Tafalla, fue el corredor que padeció la cornada más grave del primer encierro de los Sanfermines 2017. Aulló sufrió un total de tres heridas por asta de toro en la región posterior del muslo, aunque ninguna afectó a órganos vitales, ya que el toro de Cebada Gago número 80, Punterito, le arrastró durante varios metros. Aulló sufrió además una contusión craneal con una herida en la frente.

“Es un apasionado de los encierros desde pequeño, empezó a correr en cuanto pudo en el encierro txiki y hasta hoy, siempre nos pedía ir, soñaba con ser de mayor un corredor como los que veía por la televisión. De mis siete hijos es el único enfermo de los toros, le viene de su abuelo materno, que también era corredor”, aseguró Salvador Aulló, padre del tafallés, quien siempre ha apoyado a su hijo con su pasión por los encierros.

Javier Aulló fue corneado en el tramo de la Estafeta, el habitual del corredor, cuando trataba de retirarse después de la carrera, según comentó uno de sus amigos. Saturnina Tapia, madre del herido, vio el encierro por la televisión y reconoció a su hijo al momento: “Son muchos años, conozco su tramo y su forma de correr. En cuanto vi que le cogían supe que era mi Javi. Instinto de madre”, explicó la madre. “Al principio ha sido un susto grande, pero hemos estado con él, hemos visto que estaba bien y ya estamos más tranquilos”, completó Salvador Aulló.

La cuadrilla del encierro de Francisco Javier Aulló también se acercó a las Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra para preocuparse por el corredor: “Son muchos años viéndonos en distintos encierros y, al final, eso nos une. Nosotros sabemos a lo que nos enfrentamos, es una pasión. El año pasado estaba Javier trayéndome a mí a este mismo hospital y hoy estoy yo, todos estamos llenos de cornadas y marcas del encierro”, explicó uno de los amigos del corredor. Otro añadió que esta es la cara negra, pero que el encierro es una actividad con mucho sentimiento: “El hecho de hacer bien una carrera o quitarle un toro a un amigo o la emoción cuando suena el cohete es algo que no tiene precio”, aseguró.

El tafallés fue operado con éxito en la mañana de ayer y, como aseguraron sus familiares y amigos, cuando se recupere seguirá fiel a su amor a los encierros.

El detalle

vuelta al trabajo tras el chupinazo

Paula Remírez socorrió al corredor de Tafalla. Como declaró antes de ayer la voluntaria de la DYA minutos antes de lanzar el cohete que daba inicio a las fiestas de San Fermín 2017, tras el Chupinazo volvería al trabajo. Y así lo hizo. En el encierro protagonizado por los toros de Cebada Gago, Remírez fue una de las encargadas de atender uno de los corneados, el tafallés Francisco Javier Aulló Tapia de 46 años y corredor habitual del encierro. Tanto ella como el resto de voluntarios de la DYA siguen siendo protagonistas estos Sanfermines, no solo por ser los que dieron inicio a la fiesta, sino por seguir al pie del cañón ofreciendo auxilio a los que disfrutan de los festejos.

Herramientas de Contenido