Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
san fermín 2017 feria del toro - crónica

Escolares severos

Seria, enrazada y exigente corrida de Escolar
Pepe Moral cortó una merecida oreja
Caballero, corneado por el tercero

Por Manuel Sagüés - Domingo, 9 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Eugenio de Mora intenta acoplarse con el capote en el saludo al cuatro toro de la función, un encastado animal de nombre ‘Diputado’ y que acometió con fuerza y codicia. Fotos: Oskar Montero

Eugenio de Mora intenta acoplarse con el capote en el saludo al cuatro toro de la función, un encastado animal de nombre ‘Diputado’ y que acometió con fuerza y codicia. Fotos: Oskar Montero

Galería Noticia

Eugenio de Mora intenta acoplarse con el capote en el saludo al cuatro toro de la función, un encastado animal de nombre ‘Diputado’ y que acometió con fuerza y codicia. Fotos: Oskar Montero

PAMPLONA- Pepe Moral cortó una oreja por su capacidad, honradez y calidad. El debutante Gonzalo Caballero puso en escena un guión conocido: valor y tremendismo para intentar sumar épica y triunfo, mas el asunto se quedó en hule para operarle de una cornada de 12 centímetros en glúteo que le propinó el tercer toro de Escolar en el embroque de la suerte suprema. Por su parte, el director de lidia, Eugenio de Mora, se tuvo que hacer cargo de estoquear media corrida, con oficio y dignidad, aunque ante el toro Bravucón que abrió plaza se le viera con tantas dudas como precauciones. La materia prima llegada del campo abulense respondió en casi todo a las expectativas: corrida muy seria por delante, en tipo, fiel a su estirpe, pareja y de raza. Tuvieron fijeza en las monturas al menos cuatro de ellos, aunque nunca se hizo la suerte de varas para lucirlos. Al contrario, muchas veces los toreros y peones los colocaron con relances de capotazos. Luego, la raza en bueno llegó con algún toro encastado, como el 4º y el 5º. Raza a la baja por insulso el segundo;y raza con genio los restantes. En cualquier caso, un sexteto que propició una tarde cárdena de emociones, por otra parte, al tono de lo plúmbeo de la tarde, la capota gris y la lluvia desde el cuarto toro.

Por respeto al caído, abre la crónica Gonzalo Caballero. Quienes bien le conocen desde el punto de vista profesional (no se refiere a otras relaciones borbonpeloteras), auguraban e, incluso, apostaban que el guión del debutante de Torrejón tendría las mismas líneas maestras que muchas puestas en escena donde el toreo tiende a querencias más cercanas a la épica y a otros argumentos más tremendos que artísticos. Sin duda, hizo todo siempre bajo la premisa del valor, aunque para los más duchos en la materia ese valor está más cerca de la insensatez que de la solemnidad. Caballero pareció que desterraba de inicio su fórmula y sólo se estiró de verdad en una verónica. Ya recobró un impulso a sus planes doblándose en el inicio de la manufactura. Ya enhiesto se ofreció embraguetado muy de frente y de verdad. Entrega y sinceridad en una labor que quiso el acople pero la cara alta de Voluntario se lo impidió casi siempre. El público entendió todo lo expuesto y lo reconoció. Faltaba una estocada para la oreja de mérito. En el primer encuentro Voluntario trincó a Caballero de forma angustiosa y certera. Rehusada la enfermería a pesar de la herida, volvió con raza serena a la cara del animal para asestar un segundo espadazo. Lo poco atinado del verduguillo terminó por diluir el posible premio. Ya en manos de los galenos y de la camisa de fuerza de la anestesia, el chaval no pudo salir a completar su particular épica.

Pepe Moral cae bien en el vestido y en el público catador del buen toreo. Al ralentí templó al sosote Cocinero, su primero. Perdió opciones de algo por mal de aceros. Sí lo obtuvo del bravo Sevillano, al que terminó por entender y acoplarse al natural con prodigiosa y poderosa zurda. Eugenio de Mora enderezó su tarde bajo la lluvia ante otro buen toro, Diputado, ante el que logró, al natural, pasajes templados y hondos. El tercero de su cuenta, el cierraplaza Sentido, tuvo menos opciones, aunque logró justificar su presencia.

Los toros

Ganadería. 6 toros de José Escolar. 3º, 4º y 5º, cinqueños. Bien presentados: en tipo, con trapío y parejos. 4 con fijeza en varas. Enrazados. De buena casta el 4º y, sobre todo, el 5º. Soso el 2º. Más complicados los restantes.

Los toreros

Eugenio de Mora. Pinchazo, estocada y dos descabellos (silencio). Estocada contraria y tendida (ovación). En el 6º, estocada atravesada (silencio).

Pepe Moral. Pinchazo otro hondo y 5 descabellos (silencio). Y metisaca y estocada (oreja).

Gonzalo Caballero. Pinchazo, fuerte cogida, estocada y tres descabellos (ovación camino de la enfermería).

las gradas

Presidencia. Bien a cargo de Juan José Echeverría;y Fernando Moreno y César Fernández.

Ambiente. Lleno en los tendidos. Encapotado y gris. Lluvia desde el 4º. Luz artificial desde el 5º.