Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
san fermín 2017 el ambiente en la plaza

La lluvia no puede con la plaza

LA SEGUNDA | TARDE DE TOROS ESTUVO MARCADA POR LA LLUVIA Y EL RECUERDO
A GERMÁN RODRÍGUEZ

Un reportaje de Mikel Erbiti. Fotografía Oskar Montero - Domingo, 9 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Los asistentes a la plaza mostraron sus recursos para protegerse de la lluvia.

Los asistentes a la plaza mostraron sus recursos para protegerse de la lluvia. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Los asistentes a la plaza mostraron sus recursos para protegerse de la lluvia.

la segunda corrida de toros de la feria pamplonesa fue, cuanto menos, extraña. Ya fuera porque el sol volvió a faltar a la cita o porque el ambiente fuera más apagado de lo normal, la plaza no vibró como otras veces. La lluvia, que a partir del cuarto toro hizo acto de presencia e hizo que gran parte del tendido quedara vacío, no ayudó mucho.

Pero en una tarde de toros en Pamplona siempre hay muchas cosas que contar. Como es habitual llegado el fin de semana, la grada comenzó a llenarse de curiosos de todo el mundo. Algunos se dedican a beber un trago tras otro mientras que otros da la impresión que no saben donde están pero con la cantidad de fotos y vídeos que graban les acaba quedando claro.

La jornada de ayer estuvo marcada por el homenaje a Germán Rodríguez Saiz, muerto por un disparo de la Policía en 1978. Las peñas de Pamplona colocaron flores junto al monumento al fallecido y ninguna de las charangas tocó durante el primer toro.

La lluvia apareció en el cuarto toro e hizo que se vaciara gran parte del tendido, que volvió a llenarse al final de la tarde

Esa fue una de las causas por las que Eugenio de Mora toreó bajo un silencio tenso. El primer toro de los Escolar tampoco ayudó a caldear el ambiente. La zona de sombra, que ayer era toda, observó como el primer toro caía al ruedo mientras que los peñistas, que se habían dedicado a beber en silencio explotaban a cantar y a bailar. La plaza se empezaba a parecer a lo que nos tiene acostumbrados. Con la llegada al ruedo del segundo toro, comenzó el repertorio de canciones que toda la plaza se sabe de memoria. Además de las clásicas se sumaron nuevos éxitos como Aldapan Gora o Todos los días sale el sol. Todo ello mientras muchos mozos, que habían estado casi obligados hasta entonces a ver lo que sucedía en el ruedo, se daban la vuelta y se centraban sus aperitivos.

Quien no dejó de alucinar durante toda la tarde fue un grupo de japoneses, colocados en sombra, a quienes impresionó hasta el bramido “hay cerveza, coca cola, naranja y limón” de uno de los vendedores de la plaza.

Con el tercer toro y mientras de fondo sonaban los temas de Barricada, Gonzalo Caballero dio el susto de la tarde y, especialmente, a su amigo Froilán que lo observaba desde la grada, siendo embestido al ir a matar. Aunque fue sacado del ruedo cogido por varias personas volvió para acabar la faena mientras el coso pamplonés le gritaba “torero, torero”. Caballero salió ovacionado de una plaza que agradeció un poco de espectáculo.

Con la mitad de los toros lidiados apareció la lluvia en la plaza. Rápidamente el tendido comenzó a vaciarse bajo la atenta mirada de grada y andanada que agradecían que el techo cubriera sus localidades. Pero siempre hay gente previsora y pronto se comenzaron a desplegar chubasqueros e incluso plásticos enormes que cubrieron a decenas valientes que aguantaron el chaparrón. Valientes que no dejaron de cantar bajo la lluvia mientras toda la plaza les hacía los coros.

Los asientos volvieron a ocuparse, cuando el tiempo ofreció una tregua, para ver a los dos últimos ejemplares de Escolar y despedir esta extraña tarde de toros.