Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

¿Qué está pasando con el inglés?

Iker Domínguez Esandi Estudiante de Magisterio Primaria - Domingo, 9 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

En primer lugar, ubicaos. Soy estudiante de Magisterio Primaria y quiero hacer alusión a un tema que cada día cobra más incidencia, pero no se pone solución alguna, desinterés supongo.

Desde que comencé el curso, las paredes de la universidad han escuchado continuamente la importancia de esta lengua antes que cualquier otro tipo de aspectos. Como por ejemplo los valores, las emociones.

Estará de moda quedar bien con titulares y portadas en las que se muestra un claro compromiso de hacer de las escuelas un lugar comprensivo, inclusivo, autónomo, idealizado en resumidas cuentas, donde profesorado y alumnos/as comparten, disfrutan… Aprendizaje significativo que llaman hoy en día. Una lástima deciros que la cruda realidad es totalmente diferente.

Es muy sencillo y fácil de entender. No voy a entrar a discutir la profesionalidad de un docente, pero si puedo entrar a debatir cuánto tiempo oficial tienen los profesores para dedicar íntegramente a tratar con sus alumnos diversos aspectos que no recoge ese currículum al que debemos someternos como si fuera el decálogo de los diez mandamientos.

Supongo que el tiempo que implicarán en aumentar los niveles de inglés en las aulas, se verá descontado de otras materias, por no hablar de la actual y escasa dedicación a tratar con los niños/as sobre emociones, aspecto que bajo mi criterio, sería prioritario antes que cualquier otra materia.

Y a las pruebas me remito, los alumnos de centros bilingües en Primaria obtienen peores resultados. Pero esto todavía no resulta suficiente para frenar la oleada del inglés.

Para ser marca España tenemos que meter la pata hasta el fondo, ¿verdad? Sigamos pues dándole duro al inglés. No dediquemos tiempo a tratar con los niños/as otros aspectos educativos como los valores, pero luego cuando crezcan, pídeles que los tengan.

Por no hacer mención también a las increíbles ganas con las que creéis que los niños/as asisten a los centros educativos. Efectivamente, estoy ironizando, brillan por su ausencia. Pero no poner solución y mirar hacia otro lado está de moda, sigamos haciendo caso omiso una vez más.

Y no hablo sin conocimiento de causa, he estado presente en colegios, he compartido meses en las aulas con niños/as, y sobre todo hemos intercambiado experiencias con otros profesionales o compañeros de la universidad, y todos llegamos a la misma conclusión, falta tiempo. Tiempo para hablar del bien y el mal, lo justo y lo injusto, el cariño, la responsabilidad, la amistad… en fin, el día a día, la rutina del niño. Pero parece que sobra, y sobra para meterles un idioma nuevo.

¡Basta ya! O cuando menos, no pidáis que esos niños/as el día de mañana crezcan, y sean capaces de hacer un mundo más justo. Que quiero creer, es a lo que todos deberíamos aspirar.

Herramientas de Contenido