Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El alarde fronterizo

El espectáculo ‘Mugaren bi aldetan’ recordó ayer historias de contrabandistas en la plaza de San José

Andrea Encinas / Iban Aguinaga - Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Aitor Urquiza, director musical, junto al resto de txistularis en la plaza de San José.VER GALERÍA

Aitor Urquiza, director musical, junto al resto de txistularis en la plaza de San José.

Galería Noticia

Aitor Urquiza, director musical, junto al resto de txistularis en la plaza de San José.Los actores interpretando el espectáculo ‘Mugaren bi aldetan’.

GaleríaAlarde de txistularis en la Plaza San José

  • Alarde de txistularis en la Plaza San José.
  • Alarde de txistularis en la Plaza San José.
  • Alarde de txistularis en la Plaza San José.
  • Alarde de txistularis en la Plaza San José.
  • Alarde de txistularis en la Plaza San José.
  • Alarde de txistularis en la Plaza San José.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Entrevistamos a diferentes personas y notamos que hoy en día sigue siendo un tema tabú” AITOR URQUIZA

PAMPLONA- Mugaren bi aldetan es el título de la 58ª edición del Alarde de Txistularis celebrado ayer día 9 a las 13.00 horas en la plaza de San José, que como cada año contó con la presencia incondicional del público.

El alarde fue organizado en colaboración con Euskal Herriko Txistulari Elkartea y con piezas de jóvenes autores compuestas específicamente para el concierto, que volvió a contar con un fuerte componente teatral. “Este es el quinto año desde que cambió el formato del alarde y se empezó a hacer espectáculos”, explicó Aitor Urquiza, director general del 58º Aniversario del Alarde.

El programa de este año se centró en anécdotas relacionadas con el contrabando entre Francia y el área comprendida desde el Valle de Baztan hasta la zona del Bidasoa. “Además, todas las anécdotas que contamos son reales”, apostilló Urquiza.

Al escenario subieron cerca de 55 músicos que estrenaron obras encargadas a diferentes autores navarros y vascos, cumpliendo así el objetivo de difundir el trabajo de jóvenes compositores locales. Entre otras, se escucharon composiciones de Aitor Urquiza, Iván Carmona, Joaquín Lekunberri, Iñigo Casalí, Fermín Goñi o Garazi Zabaleta.

El programa se completó con otras canciones típicas del folklore vasco-navarro como la Sagar Danza de Arizkun o Ilunabarra, que fueron arregladas para la ocasión. Al escenario también subieron Xabier Olazábal y Jokin Zabalza, bajos;Iker Álvarez, guitarra;Claudia Osés, violín;Javier Pérez, clarinete;Iván Carmona, vilonchelo;Diana Yerro, piano, y Beñat Arce y Agustín Aguirre, percusión.

Además de la presencia de los músicos, el público tuvo el placer de contemplar las escenas teatrales de los actores que participaron en la representación. No fueron menores los aplausos que estos recibieron, ya que los espectadores agradecieron la fusión entre lo teatral y la música. “Desde que decidieron hacer el alarde más teatral, es mucho más divertido y le dan un toque más visual”, opinó José Luis Garcia, ciudadano de Pamplona.

el público incondicionalAntes de que comezase el acto, sobre las 12.45 horas ya no quedaban sillas para sentarse y muchos de los vecinos de Pamplona tuvieron que ver el acto de pie. Aun y todo, la gente no dudó en quedarse para presenciar la función.

Aunque la mayoría de espectadores fuesen de la comarca de Pamplona, no lo eran todos. De hecho, no fallaron los asistentes franceses y de otras nacionalidades, que no dudaron en disfrutar del acto.

La mayor parte del público presente era de mediana edad, pero también se puedo ver alguna familia con silletas, aunque tampoco fue la tónica general.

El espectáculo Mugaren bi aldetan recordó cómo tras la Guerra Civil las realidades que había a los dos lados del Pirineo eran muy diferentes, con gran escasez en Navarra, lo que propició el intercambio de recursos, desde alimentos básicos a tabaco o perfumes. Los pueblos que mayor movimiento contrabandista tuvieron fueron, entre otros, Lesaka, Baztan, Elizondo, Amaiur o Etxalar. Según los impulsores de este iniciativa, el tema sin embargo, siempre ha sido tabú y ha estado silenciado a pesar de que su práctica estaba muy extendida. “Fuimos a entrevistarnos con diferentes personas, y lo primero que notamos es que aún hoy en día sigue siendo un tema tabú y que la gente no quería contar mucho”, “por eso quisimos enfocarlo desde un punto de vista alegre, aunque quienes lo vivieron pasaron muchas penurias”, añadió Urquiza.

La vida de los contrabandistas no fue nada fácil a pesar de que diferentes novelas que tratan el tema los han mitificado. Fueron vidas de sufrimiento, de miedo y de silencio.