Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Irak reconquista Mosul

La segunda ciudad más importante del país ha estado tres años en poder de Estado Islámico
Tras nueve meses de contienda, el grupo yihadista resiste ya solo en un centenar de metros del casco antiguo

Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Soldados iraquíes celebran con un 'selfi'la liberación de la ciudad de Mosul.

Soldados iraquíes celebran con un 'selfi'la liberación de la ciudad de Mosul. (Foto: Agencias)

Galería Noticia

  • Soldados iraquíes celebran con un 'selfi'la liberación de la ciudad de Mosul.
  • El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, visita una base militar al oeste de Mosul.

“El mundo no se imaginó que íbamos a acabar con Daesh (Estado Islámico) tan rápidamente”

madrid- Tras tres años de decapitaciones sumarias, persecución de las minorías y aplicación de la versión más intolerante del islam, las fuerzas gubernamentales iraquíes han puesto fin al control de Mosul por parte de Estado Islámico y hacen así que se resquebrajen los cimientos del dominio territorial del Califato. Mosul, una ciudad moderna, la segunda más poblada de Irak antes del tsunami yihadista de 2014, sale así finalmente de su pesadilla medieval.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, llegó ayer a la ciudad “liberada” de Mosul y felicitó a los combatientes y al pueblo iraquí por la “gran victoria lograda” ante los yihadistas de Estado Islámico después de nueve meses de lucha.

Se esperaba que Al Abadi anunciase de forma inminente la derrota final de EI, después de que varios responsables militares aseguraran desde el sábado que el fin de los extremistas era inminente.

Una vez que felicitó a las unidades castrenses, Al Abadi se dirigió a la sede de la Policía Federal para encontrarse con los principales comandantes y militares de las diferentes unidades que han llevado a cabo la operación militar desde hace casi nueve meses. Asimismo, escuchó de ellos una “explicación detallada” sobre las fases que se llevarán a cabo para anunciar la liberación por completo de la urbe.

El comandante de las Fuerzas Antiterroristas Ali Awad aseguró que combatientes del EI todavía resistían en unos centenares de metros cuadrados en el casco antiguo de Mosul, en la zona de Al Midan. Awad agregó que los combates estaban siendo muy violentos y advirtió de que todavía quedaban cientos de familias en la zona donde resistían los yihadistas, que habían multiplicado en los últimos días el uso de suicidas con explosivos en los enfrentamientos.

proclamación del califatoLas televisiones de todo el mundo reprodujeron en junio de 2014 las imágenes del líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, proclamando el Califato desde la Gran Mezquita de Al Nuri de Mosul tras el avance relámpago de sus milicias y el desmoronamiento de las fuerzas gubernamentales iraquíes.

En su máximo esplendor, Estado Islámico se extendía por amplias zonas del norte y oeste de Irak y del este de Siria y gobernaba a entre 2,8 y 8 millones de personas, dependiendo de la fuente de las estimaciones. Solo en Mosul vivían más de dos millones de personas antes de la invasión.

La toma de los bancos y los pozos petroleros le dieron al grupo la fuente de financiación necesaria para desarrollar una férrea estructura estatal e imponer la sharia o ley islámica. En Mosul pronto se impuso el velo integral a las mujeres y comenzaron a llegar noticias de palizas de yihadistas a mujeres y niñas que salían a la calle incumpliendo su código de vestimenta. “Esto no es una restricción de sus libertades, sino que intenta prevenir que ellas caigan en la humillación y la vulgaridad o que sean un espectáculo para aquellos que las vean”, explicaba el grupo.

Después llegó la fatua o edicto religioso islámico por el que se ordenaba a todas las mujeres del Califato se sometan a la ablación o mutilación genital femenina como un medio de supresión del deseo sexual de la mujer para prevenir comportamientos “inmorales”. Una vez educadas en esta nueva moral, el propio Estado Islámico ofrecía a las mujeres la posibilidad de inscribirse en una oficina para facilitar los casamientos con milicianos del grupo yihadista.

Las personas que no pertenecían al sector mayoritario suní y musulmán de los territorios de Estado Islámico aún sufrieron una mayor persecución, en particular comunidades como la chií, cristiana, sufí o yazidí. Templos y monasterios de siglos de antigüedad fueron dinamitados y las yazidíes fueron en gran parte esclavizadas para servir a los yihadistas, incluso como esclavas sexuales, en una práctica avalada por la interpretación más rancia y medieval de la religión de Mahoma.

Finalmente en 2016 las fuerzas iraquíes se recompusieron y comenzaron a hacer retroceder a los milicianos de negro en un punto de inflexión posibilitado en gran parte por la ayuda militar exterior, en particular gracias a la extraña alianza entre Irán y Estados Unidos. La presencia militar en tierra se vio reforzada con la incorporación a la lucha de las milicias chiíes apoyadas por Irán y en el cielo las operaciones de aviones y drones estadounidenses proporcionaron una ventaja clave.

sin correr riesgosTras el verano de 2016 los militares iraquíes llegaron a las puertas de la región de Mosul. La ofensiva parecía inminente, pero los aliados internacionales del Gobierno iraquí no querían arriesgarse a una derrota que sería utilizada propagandísticamente por los yihadistas y prepararon concienzudamente el ataque. No fue hasta el 17 de octubre cuando se anunció el inicio de la ofensiva con 100.000 miembros del Ejército y la Policía iraquíes. Enfrente, 6.000 milicianos yihadistas dispuestos a resistir hasta el martirio. Superados en número, los milicianos se valieron de la orografía urbana. Además, se mezclaron con la población local para dificultar los ataques aéreos y realizaron ejecuciones masivas para evitar cualquier levantamiento de la población.

La parte de Mosul situada al este del Tigris cayó con relativa facilidad ante la ofensiva de las fuerzas gubernamentales, pero el oeste, la parte de la Ciudad Vieja, era un laberinto de callejuelas estrechas, lo que ha dificultado mucho la operación. - E.P./Efe

símbolo

Caída de la gran mezquita de al nuri

Destruida por Estado Islámico. Aunque el 9 de julio de 2017 figure como la fecha de la toma de Mosul, el símbolo de la caída de esta ciudad siempre será la destrucción de la Gran Mezquita de Al Nuri a manos de los propios milicianos de Estado Islámico. La misma mezquita desde donde el califa Ibrahim -nombre que tomó Al Baghdadi tras proclamar el Califato- se dirigió a todos los musulmanes del mundo para invitarles a sumarse a su proyecto totalitario, los yihadistas sembraron bombas para destruir un templo del siglo XII y su emblemático minarete inclinado considerado “un símbolo de identidad, resistencia y pertenencia”, según la ONU.

Herramientas de Contenido