Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Escenarios | La crítica

Conciertos contra viento y marea

Por Javier Escorzo - Martes, 11 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Zea Mays desplegaron toda su intensidad;en la imagen, Aiora Rentería, junto a Piti Imaz. Fotos: Andoni Zulet

Zea Mays desplegaron toda su intensidad;en la imagen, Aiora Rentería, junto a Piti Imaz. Fotos: Andoni Zulet

Galería Noticia

  • Zea Mays desplegaron toda su intensidad;en la imagen, Aiora Rentería, junto a Piti Imaz. Fotos: Andoni Zulet

Concierto ZEA MAYS &EL COLUMPIO ASESINO

Decenas de asistentes permanecieron bailando bajo la lluvia, buena metáfora de quienes consideran los conciertos como algo inherente a estas fiestas y se aferran a ellos contra viento y marea

Fecha: 09/07/2017. Lugar: Plaza de Los Fueros. Incidencias: Buena asistencia de público en una velada que quedó deslucida por la lluvia. Zea Mays pudo ofrecer su actuación sin incidencias, pero El Columpio Asesino tuvo que interrumpirlo. Eran los últimos conciertos en la Plaza de Los Fueros.

flotaba en el aire una sensación extraña: todavía no se había alcanzado el ecuador de los Sanfermines y, sin embargo, ya se sabía que eran los dos últimos conciertos de las fiestas (hablamos de la Plaza de Los Fueros, sí se celebrarán actuaciones en otros escenarios). Las tres primeras citas se habían saldado con una enorme afluencia de público, si bien es cierto que se trataba de los días fuertes (el 6, que cayó en jueves, y el fin de semana). El domingo había menos gente, algo evidente y perfectamente comprensible teniendo en cuenta que ya nos había abandonado la mayor parte de los visitantes. Aun así, varios miles de personas se congregaron en la Plaza de Los Fueros para disfrutar de las actuaciones de Zea Mays y El Columpio Asesino. El primer grupo en salir fue Zea Mays. El cuarteto bilbaíno celebra sus veinte años de actividad musical, y prueba de su buena salud es Harro, el disco que publicaron a finales de 2016. El álbum fue mezclado en Londres por Dave M. Allen (que ha trabajado con bandas de la talla de The Cure, Depeche Mode, The Mission o The Human League, entre muchas otras). En Pamplona interpretaron varias canciones de ese trabajo, comoEztarritik Alura, y aprovecharon para repasar toda su trayectoria. No podía faltar Elektrizitatea, el tema que dio título a su disco del año 2000 y que, más de tres lustros después, conserva intacta toda su eléctrica potencia. Con Gorputz pentsamendu huts desplegaron toda la intensidad que les caracteriza;Piti, Rubén y Asier (guitarra, bajo y batería, respectivamente), crearon un auténtico muro de sonido que Airoa coronó con su voz, siempre impetuosa y llena de sentimiento (como ha quedado registrado en los discos de Zea Mays o en otros de grupos amigos, como Doctor Deseo). Siguieron con Dena y Negua joan da ta, cuyo estribillo fue muy coreado, y al término de la cual dispararon confeti sobre el público. En Bi bihotz, bi ero se acercaron al funky gracias a la guitarra de Piti, antes de culminar su actuación con una emocionante tanda de bises, con nueva descarga de confeti en Kukutza III. Y con algo de retraso sobre la hora prevista salió al escenario El Columpio Asesino. Su último disco (Ballenas muertas en San Sebastián) se publicó en 2014 y hace ya bastantes meses que terminaron su gira. Es de suponer que estarán preparando nuevo material, pero en medio de este período de inactividad volvieron a actuar para el público de su tierra (y para el que había venido de otras ciudades expresamente para verlos). Abrieron con Babel y, en ese momento, hizo su aparición un invitado al que nadie deseaba recibir: la lluvia, que acompañó las melodías tóxicas de La lombriz de tu cuello y Escalofrío, hasta hacerse insoportable en A la espalda del mar. La inmensa mayoría de los asistentes corrió a refugiarse a los pasadizos de la Plaza de Los Fueros, pero unas decenas permanecieron bailando bajo la lluvia torrencial, y allí estuvieron hasta que la música terminó. Buena metáfora de quienes consideran los conciertos como algo inherente a estas fiestas y se aferran a ellos contra viento y marea.

Herramientas de Contenido