Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
san fermín 2017 el ambiente en la plaza

Indulto a la Monumental

música, aplausos, ovaciones y silencio en una tarde con un ambiente inmejorable en todo el coso pamplonés

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz. Fotografía Patxi Cascante - Martes, 11 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Los piratas llegan al coso para homenajear a Padilla.

Los piratas llegan al coso para homenajear a Padilla. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Los piratas llegan al coso para homenajear a Padilla.

La parroquia, ayer, se mereció un diez. En una tarde que dio para todo, la plaza entera se comportó de una forma espectacular, ofreciendo ambiente cuando hacía falta, callando cuando la faena lo merecía y ovacionando las hazañas de los matadores sobre el ruedo cuando estos se lo ganaban. En contra de lo que estamos acostumbrados a observar, las peñas no se tiñeron del rojo sangría que tanto les caracteriza y estuvieron más atentos que nunca a lo que ocurría en el ruedo. Y es que no fue para menos. El mayor espectáculo lo ofreció Manuel Escribano, quien se ganó al personal con un asunto más atrevido que arriesgado y que mereció los aplausos de todos los presentes.

En sol, el ambiente fue de menos a más. Algo más cansados que en los primeros días, los mozos de las peñas se animaron al son de las mitiquísimas No hay tregua o Sigo siendo el rey. A decir verdad, el paso de los días hacía mella en alguno de los presentes, que se dedicó a observar de manera pasiva la arena y a comer más en silencio que en jolgorio. Padilla, como no podía ser de otra manera, fue recibido al grito de “¡illa, illa, illa, Padilla maravilla!”, y las banderas piratas ondearon durante toda la tarde. Algo que, no obstante, pareció no traer buena suerte al diestro, que no lució como en otras ocasiones aunque el aplauso de la Monumental -que tan cariñosamente le recibe siempre- se lo llevó de todas formas. Tampoco le faltaron los olés, que se hicieron más y más grandes cuando los tres matadores salieron al ruedo frente al toro y sin los capotes.

La música sonó más fuerte con el segundo toro de la tarde, que cayó a manos de El Fandi tras una faena que tampoco generó sobresaltos. Quien sí sedujo a todo el personal fue Escribano, que esperó a su primer morlaco a porta gayola y desde el primer minuto acaparó la atención de las dos zonas del coso pamplonés. La música se quedó en un segundo plano. Los cubatas, no tanto. Pero en cualquier caso las miradas permanecieron inmóviles ante las virguerías del sevillano. “Tú sí que vales”, le gritaban. Algunos dijeron que mereció más.

La tarde avanzó y, con la salida del cuarto animal, el interés decayó. No por el asunto de Padilla, sino porque las tripas crujían y era ya hora de merendar. En cuanto a los disfraces o ropas fuera del uniforme habitual, la Armonía Txantreana fue ayer la que más se hizo notar. Sus peñeros decidieron homenajear a su vecino Cheikhouna, sobre el que pesa una orden de expulsión desde el nueve de junio de 2016, y dejaron claro que “nadie es ilegal”. También llamaron la atención unos peñeros que, como buenos previsores, acudieron al redondel con chubasquero. Pero ni tuvieron que hacer frente a la lluvia, ni sortear la bebida que les viniera lanzada de arriba. Porque, como se ha dicho al principio, el ambiente fue de diez.

El Fandi volvió y, con él, la tensión. Entendida la tensión en el buen sentido, claro, porque la faena que se marcó el de Granada dejó a más de uno con la boca abierta. Su arte con el capote, sus careos con el animal y su temple en general se ganó la ovación general de la plaza. Tras él, Escribano volvió a hacer las delicias de la parroquia y, con este, se dio por finalizada una corrida en la que los mozos y mozas de las peñas dieron el tipo, aún con las energías menguadas, y fijaron sus ojos en la arena mientras que no dejaron de bailar.

Últimas Noticias Multimedia