Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Actos del día | Para los más pequeños

Los txikis encabezan la fiesta

El Día del Niño se celebró ayer con el acto central de la ofrenda infantil a San Fermín. La jornada se completó con diversas actividades en distintos espacios de la ciudad.

Un reportaje de Patricia Fernández. Fotografía Iban Aguinaga/Oskar Montero - Martes, 11 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Los dantzaris más pequeños consiguieron reunir a un gran número de personas con su espectáculo en la plaza del Castillo.

Los dantzaris más pequeños consiguieron reunir a un gran número de personas con su espectáculo en la plaza del Castillo.

Galería Noticia

  • Los dantzaris más pequeños consiguieron reunir a un gran número de personas con su espectáculo en la plaza del Castillo.
  • El espacio infantil de la plaza de la Libertad, uno de los más concurridos por los txikis.
  • La multitud de niños que acudieron a la ofrenda levantaron los ramos de flores rojas y blancas para ofrecérselos a San Fermín.
  • Lavadoras de verdad para jugar a ser mayor en Birjolastu.
  • Equilibrios en la zona de ‘El Circo recirco’ de la Taconera.
  • Pocos niños evitaron pasar por el pintacaras.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

El día amaneció nublado el 10 de julio, pero los más pequeños de Pamplona, que celebraban su día, no dejaron que el tiempo influyese lo más mínimo en su diversión. Los Sanfermines son conocidos por su desfase, excesos y desenfreno para jóvenes y adultos, pero ¿cómo viven los niños la fiesta? Ayer la parte más inocente de San Fermín fue la protagonista, aunque los txikis cuentan con actividades durante todos los días .

Para comenzar el día y madrugando más que de costumbre, a las 9.30 de la mañana, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona, salió a la calle custodiada por una inmensa marea de niños que bailaban al ritmo de los txistus, gritaban para llamar la atención de los cabezudos y se escondían detrás de sus padres cuando estos se percataban e iban a pegarles con la verga. Los gigantes y kilikis acompañaron a los más pequeños hasta el Rincón de la Aduana de Pamplona, donde tenían una cita con el santo morenico: la ofrenda infantil a San Fermín. A falta de media hora para el inicio, una gran fila de niños y niñas, cada uno de ellos con un ramo de flores blancas y rojas, iba cogiendo forma. A las 11.00 un estruendo de campanas dio el aviso de la llegada del Santo acompañado también de algunos aplausos. Encarna Zubieta se encontraba allí con su nieto que, con apenas tres meses, vivía por primera vez la fiesta, por lo que su abuela aseguró sentirse “muy emocionada”. Tras una breve misa, en la que los niños participaron gritando y contestando a las preguntas del párroco Javier Leoz y terminada por un cántico a San Fermín con todos los pañuelos de los txikis en alto, se dio paso a la ofrenda. La fila que se había formado y a la que se habían unido más niños durante la ceremonia, se empezó a mover y los pequeños pasaban en orden a entregar sus flores al santo, a la vez que le besaban y abrazaban.

actividades para todos.Pero el día grande de los más pequeños no terminaba ahí. Tras la ofrenda, los txikis tiraban de las manos de sus padres para ir a un sitio u otro. Las hijas de José Javier Martín discutían ya que, mientras la pequeña quería ir al parque de la Taconera a disfrutar del Birjolastu, su hermana mayor prefería el encierro txiki. “El problema aquí es que las dos cosas son a la misma hora”, indicó su padre. A las 11.30 horas comenzaba en el parque Larraina el espacio de juegos con materiales reciclados Birjolastu. Los que se acercaron allí, tanto grandes como pequeños, pudieron dar rienda suelta a su imaginación jugando, en sus nueve zonas, pintando muebles a su gusto, aprendiendo a ser equilibristas de circo o navegando con barquitos de corcho en la fuente del parque. Allí se encontraba Patricia Laguna con su hijo Iker jugando con las lavadoras, sacando la ropa y tendiéndola en lo que afirmó le parecía “una buena iniciativa y muy divertida para pasar un buen rato y aprender un nuevo modelo de juego”. Otros prefirieron correr delante de los toros en el encierro txiki donde no faltó el cántico para que San Fermín “nos guíe en el encierro” periódicos en mano. También hubo toricos en la plaza de la Libertad, donde su espacio de juegos de las fiestas contó ayer por la mañana con gran variedad de actividades como colchonetas o pintacaras para todos los que se acercaron. Rodeando estos espacios y la ciudad de Pamplona estaba el trenecito, en el que muchos quisieron montarse, aun algo apelotonados. También fueron los txikis los encargados de liderar las actividades de su día, como las dantzas txikis de la plaza del Castillo que atrajo a más de un grupo de turistas, de los que incluso alguno intentó aprender los pasos del baile. Por la tarde también se celebró un desfile, un teatro musical infantil, un espectáculo de títeres y marionetas y el tradicional toro de fuego.

para los ya no tan pequeños.A pesar de la variedad de actividades con las que cuenta el programa de estos Sanfermines para los txikis, algunos padres incidieron en la necesidad de actividades para los niños que ya no lo son tanto: “ Mi hija mayor tiene 12 años y ya no le apetece ir a los hinchables o pintarse la cara. Creo que hace falta un hueco para esa franja de edad en las actividades de las fiestas”, indicó Iosu Aguinaga. Otras familias se unieron a este asegurando que actividades por las tardes más educativas o que despierten el interés de estos niños evitarán las cada vez más tempranas ganas de salir por la noche.

Los benjamines de la ciudad celebraron ayer su día, muchos de ellos acompañados de sus abuelos, los que nunca fallan cuando los padres trabajan. Ellos, los más mayores, son los protagonistas del día de hoy y también contarán con sus propias actividades.

Herramientas de Contenido