Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Comentario

No es no

Por Patxi Barragán - Martes, 11 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

por favor que nadie piense, leyendo ese titular, que empiezo a comulgar con las ideas de Pedro Sánchez. Tengo muy claro que no me iría a cenar ni con él ni con nadie de la clase política de este país. Bueno, si me lo pide Inés Arrimadas igual le digo que sí. Que una cosa es pasar de los políticos y otra muy diferente ser tonto de capirote.

Me quiero referir con ello a la manera de vivir la carrera, sobretodo a partir de la mitad de la Estafeta en adelante. Es verdad que cada día este acto esta más masificado y nadie aporta soluciones drásticas y definitivas que acoten la carrera para que pueda perdurar muchos años y no pase, como dicen aquellos a quienes de repente les sale la vena poética, que el encierro morirá por su propio éxito.

Dentro del recorrido hay muchos tipos de trayectos. Quienes lo hacen en Santo Domingo se meten en mitad de la calle sin poder elegir si lo que les viene por detrás es toro o manso, y además a toda velocidad y todavía frescos. La zona de plaza Consistorial y Mercaderes tiene curveo y ese contraluz que baja por la calle Curia desde la Catedral que también puede llegar a despistar a los animales. Una vez pasada la curva de Estafeta donde muchos aprovechan su zancada para buscar un hueco ante una manada que puede llegar a frenarse empieza el despiporre. Creo que resulta más fácil vaciar el mar con un vaso (aunque sea de los reciclables de Armando Cuenca) o ponerle puertas al campo que evitar a esa cantidad de catetos que disfrutan acompañando al toro con la mano pegada al lomo del animal. Una cosa es apoyarte momentáneamente para acompasar tu carrera o no perder el equilibrio y otra correr una veintena de metros en los cuartos traseros del bicho metiendole mano como un poseso. Desde mis tiempo, todo ha cambiado mucho pero entiendo las peleas delante de la cara del toro por coger un sitio. La masificación hace que ahí valga casi todo pero acabar la carrera diciendo que has tocado pelo cuando la tele te deja luego retratado... ¡iros a la mierda, analfabetos!

Si pillaron al imbécil que volvió a un toro de Escolar en Santo Domingo y acabará las fiestas con 1.000 euros menos en el bolsillo, muchos de los que estafetean y bajan hacia la plaza abrazados literalmente al ganado bravo son fácilmente identificables: llevan camisetas a cada cual más llamativa. Con tanta cámara y vigilancia no debería resultar muy difícil. Y si no aprenden y persisten... por lo menos que crezca el monto de las arcas municipales.

Y eso que con los de Fuente Ymbro lo tenían fácil porque los toros gaditanos tienen un guión muy parecido cada año que corren en nuestro casco viejo: velocidad pura y dura y nobleza total. Vamos, que puede resultar mucho más peligros comerse un filete de panga que recibir una cornada de los morlacos de Ricardo Gallardo. Que le echen la mano a un torrestrella, un cebadita o un jandilla y que reaccione al estímulo. A ver qué pasa entonces.

No es no en materia sexual, en la ideología de Pedro Sánchez y en lo de tocar a los toros en el encierro que no tiene nada de erótico y es políticamente incorrecto.

PD.- Mis parabienes al Servicio de Oncología del Hospital de Navarra. Nunca una mala cara y sí sonrisas perennes como en los mejores anuncios de pasta dentífrica. Y lo dice con conocimiento de causa el paciente BL238.