Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

A paso de banderillas

No funcionó

Por Lázaro Echegaray - Martes, 11 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

Sabemos que el mejor escribano echa de vez en cuando un borrón. Fuente Ymbro ha escrito preciosas páginas en los últimos años en la historia taurina de Pamplona. Ayer falló. Fueron mansos, embestían vencidos, con querencia y daban sustos inesperados en ocasiones. Por eso los toreros se los quitaron de en medio, a veces con cierto disimulo. El caso es que este tipo de toros, con estas características tan adustas, tienen también su lidia y en la profesión está el saber dársela.

Se dice de los toreros banderilleros que están siempre muy presentes en todos los tercios porque luego bajan el nivel con la muleta. Los de ayer además de banderilleros y bulliciosos eran toreros muy queridos en Pamplona, quizás por esa mismas condición. Se dice, de los toros de Fuente Ymbro, que son toros de lujo, que gustan al aficionado y al ocasional. Así que todo pronosticaba éxito y sin embargo lo que sucedió fue más parecido al fracaso. En el caso de los toros, hay que decir que es difícil aguantar un tute como el que reciben en este tipo de corridas: las banderillas compartidas y en solitario, las carreras, los recortes y todo el toreo de capote que se vio. Porque fue también corrida prolífera en quites tanto de El Fandi como de Escribano. Para cuando los toros llegaban a la muleta, ya habían gastado lo que tenían dentro. La mansedumbre va a parte.

Los pares compartidos entre los tres espadas no salieron bien;Padilla y El Fandi abreviaron faenas. El Fandi aguantó con el quinto convencido de que tras el segundo tercio, protagonizado en solitario, cortaría un apéndice si lo mataba bien. No sucedió. Escribano, dos toros a portagallola, sí se fajó con sus dos oponentes y logró momentos bellos en la lidia del tercero, el mejor del encierro. Dejó para el arte dos naturales suaves y cadenciosos. Para la galería dejó muletazos sin recorrido y un meterse entre pitones que no era exactamente lo que pedía el animal.

Herramientas de Contenido