Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
A paso de banderillas

Dos puertas grandes cariñosas

Por Lázaro Echegaray - Miércoles, 12 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

Tuvo calidad la corrida de Jandilla. Pero cuando el primero de la tarde salió por la puerta de chiqueros muchos confirmábamos lo que ya nos temíamos, el trapío había caído. Aun así, trapíos a parte, el encierro tuvo toros buenos. Y los que no lo fueron de salida, cambiaron a mejor en la muleta. El último tercio es el motivo de ser de este tipo de ganaderías. Si la primera mitad de la corrida fue buena, la segunda resultó excelente.

Había ayer un torero que jugaba en desigualdad frente a sus compañeros. Con más años de alternativa que el resto de la terna, con palmarés de figura del toreo, con una tauromaquia seria y fundamentada, Perera se veía ayer toreando al primero y al cuarto, los que menos interés generan. Además, Perera no sale de continuo en las revistas del corazón, ni vende relojes, ni pertenece a una dinastía de toreros. Tampoco es el torero revelación, ni pasea por ahí ese valor ciego y esas explosiones espontáneas que han hecho de Roca Rey la última sensación del toreo. Aunque la puerta grande la abrieran sus compañeros, Perera fue ayer el que puso el toreo serio y de verdad encima de la mesa. También fue al único que no se premió por fallar a espadas.

Cayetano llegaba a Pamplona por un hecho circunstancial que parece que tiene que ver con cuestiones familiares. Se le vio como torero poco hecho que no encontró la colocación exacta y que mostraba poses forzadas. De ahí que el palco negara la segunda oreja tras la lidia del segundo. Como era menester que el mediático se fuera hombros, se le premió con otra oreja una faena en la que no solo pinchó sino en la que tampoco acertó con la cruceta.

Roca Rey salía del hule y al hule volvió. Y por eso no salió por la puerta de los triunfos. Puerta simbólica. Roca Rey volvió a enseñar su toreo de valor y de loca inspiración que lo mismo receta un trincherazo de rodillas que cambia el pase sin venir a cuento. Encanta.