Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Una tarde de emociones fuertes

Las peñas se rindieron a cayetano y a roca rey y este último dejó a todos con el corazón en un puño tras su cogida

Un reportaje de Iker García. Fotografía Oskar Montero - Miércoles, 12 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Cayetano causó furor.

Cayetano causó furor. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Cayetano causó furor.

Pasado ya el ecuador de las fiestas, en lo que a corridas de toros se refiere, se puede decir sin ningún miedo que la gente en Pamplona tiene mucho aguante. Era la quinta, pero parecía la primera, ya que el ambientico no cambia en la Monumental.

Tras seis días de fiestas, hasta al más pintado le costaría moverse con soltura. Sin embargo, ¿quién podría decir que no a una tarde de toros al más puro estilo de las peñas sanfermineras?

El calor agobiante de ayer hizo que se vieran más abanicos que otra cosa en la plaza. Los sombreros de todos los tipos y colores también hicieron acto de presencia y las pistolas de agua -que en realidad disparan de todo menos agua- no pararon de trabajar durante toda la corrida.

Como es habitual, algunos no terminaron de pillarlo y aparecieron en la Monumental disfrazados, en este caso de toreros. También había sitio para todo tipo de complementos, como pelucas, remos y banderas. En el día de ayer predominaron las banderas peruanas, para recibir a Roca Rey, uno de los favoritos de la plaza pamplonesa desde el año pasado, aunque también había alguna osasunista.

Como ya se ha dicho en más de una ocasión, hay momentos en los que cuesta saber si se está en la Monumental pamplonesa o en El Sadar, sobre todo cuando las peñas se arrancan con cánticos como el Volveremos otra vez.

Pero no solo de cánticos osasunistas se vive en sol. Para cuando en la zona de sombra se arrancaron los primeros aplausos con motivo de los pases de algún torero, en sol ya habían sonado canciones, clásicas ya en esta zona, como las de La Pegatina, los inmortales Barricada, o Mi gran noche de Raphael.

Ya saben que eso de fijarse en la faena no suele ir con los mozos y las mozas de sol, pero lo cierto es que ayer les pusieron difícil pasar de la corrida. Cayetano y Roca Rey dieron espectáculo y eso es lo que quieren las peñas. El primero debutaba en Pamplona, mientras que el segundo ya había demostrado el año pasado que tenía más pelendengues que muchos.

Cayetano causó sensación desde antes de torear y desde la zona de la peña Los de Bronce se desplegaron pancartas en las que se podía leer “Cayetano, te quiero, pero solo como amigos” y “Cayetano, échale huevos, pero a baja temperatura”.

La bronca de la tarde se la llevó el concejal Mikel Armendáriz, que presidía la corrida, cuando no concedió la segunda oreja al propio Cayetano en su primer toro. En sombra el enfado duró, pero en sol pronto se pasó del estruendo de la pedida de oreja a la calma, más bien a toda la calma que se puede vivir entre toro y toro.

Mientras, el limeño Roca Rey gustó a todos con su demostración de testosterona, lo que, sin embargo, le hizo llevarse un revolcón que le obligó a ir directo a la enfermería, quedarse sin matar al último toro de la tarde, y no poder salir por la puerta grande junto a Cayetano. Con aún mal cuerpo de lo que se acababa de ver, el público saltó al ruedo para la salida de las peñas y seguir con la fiesta una noche más.

Herramientas de Contenido