Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Las Nagore Una jota que acelera el corazón de los corredores de Santo Domingo

Jueves, 13 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Susana Nagore junto a su hija Irati cantando la jota del encierro txiki en una de las anteriores ediciones.

Susana Nagore junto a su hija Irati cantando la jota del encierro txiki en una de las anteriores ediciones.

Galería Noticia

  • Susana Nagore junto a su hija Irati cantando la jota del encierro txiki en una de las anteriores ediciones.

Las fiestas de San Fermín están repletas de tradiciones que se han ido formando con el paso de los años, algunas de ellas ligadas al acto más espectacular de nuestras fiestas: el encierro. Así, desde hace veintiún años, todos los siete de julio suena una jota especial en la cuesta de Santo Domingo: la que Susana Nagore ofrece a los corredores minutos antes de que comience la primera carrera de los sanfermines.

“Para mí es un momento único”, dice Susana. “No puedo describir la emoción que siento cada siete de julio cuando bajo la cuesta de Santo Domingo para cantar la jota. Además, cada año nos esperan más mozos”, comenta la jotera.

Pero veintiún años después de cantar su primera jota del encierro, a Susana se le presentó este año una oportunidad todavía más especial. La navarra cantó, por primera vez, acompañada por una persona muy especial. Su hija Irati, a los trece años, dio el salto de cantar la jota junto a su madre en el encierro txiki al hacerlo el día 7 ante cientos de corredores. Una oportunidad que generaba en ambas mucha ilusión ya que les apasiona la jota y poder cantarla juntas en un momento como el previo al primer encierro es muy especial. “Cantar junto a mi hija es algo muy emocionante y más todavía en una situación como esa. Es un momento de gran emoción porque, además, mi hijo es corredor y también estará presente”, explicaba Susana Nagore. “En casa están todos como locos. Es un momento que llevo esperando mucho tiempo, ya que cantar junto a mi madre me hace mucha ilusión”, indicaba Irati.

No es extraño que la pequeña de la casa haya heredado esa afición por la jota, se podría decir que lo lleva en la sangre. Su madre comenzó a cantar con apenas cinco años junto a sus dos hermanos. No tuvo un referente concreto pero a su familia siempre le gustó la música y, junto a sus hermanos y primos que tocaban el acordeón, empezaron a grabar cintas. Ahora, a los 46 años, la jotera confía en que un día sea su hija la que le tome el relevo y entone la jota del encierro ella sola. “Todavía me queda cuerda para rato, pero me gustaría ver algún día a mi hija cantando delante de todos. Aunque creo que nada va a ser tan especial como hacerlo juntas”, explicaba Nagore.

A medida que se iba acercando la fecha del debut de Irati, el nerviosismo también fue en aumento. Dos días antes de la fecha, la joven jotera navarra afrontaba el reto con ilusión pero con respeto. “Es cierto que estoy un poco nerviosa pero tener a mi madre es algo que me tranquiliza. Ella lleva cuarenta años cantando y me ha dado muchos consejos”, afirmó la debutante.

De hecho, para Susana, lo más importante es disfrutar de ese momento que muchos pagarían por vivir en primera persona. Para ella son unas privilegiadas y lo único que puede pedirle a su hija es “que dé todo lo que lleva dentro, que es mucho”.

No sabe qué es emoción/quien no ha corrido el encierro/cuando al sonar el cohete/se acelera el corazón. Estas sentidas palabras cantaron el pasado 7 de julio Susana e Irati, emocionando y acelerando el corazón de cientos de corredores que esperaban la salida de los Cebada Gago. Por el momento, ambas están dispuestas a seguir protagonizando la emocionante jota de Santo Domingo durante unos cuantos años más.

Herramientas de Contenido