Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los Echarte Padre, hijos y nietos siguen haciendo ruido en un festejo que no entiende de edades

Jueves, 13 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

José Javier Echarte (i) celebra el Struendo Txiki junto a su hijo (d) y nietos (c).

José Javier Echarte (i) celebra el Struendo Txiki junto a su hijo (d) y nietos (c). (Foto: D.N.)

Galería Noticia

  • José Javier Echarte (i) celebra el Struendo Txiki junto a su hijo (d) y nietos (c).

El struendo es una celebración que se produce en San Fermín, cuyo objetivo es hacer el mayor ruido posible durante una noche de las fiestas. José Javier Echarte ha sido el que ha impulsado que cada año se celebre el Struendo. Javier fue uno de los principales causantes de que este evento siga en activo cada año desde la década de los sesenta, donde un grupo de amigos se juntaron con unos bombos y empezaron a cantar diversas canciones. Javier no ha dudado en transmitir a su hijo y también a sus nietos la fiesta del Struendo.

“Una de las mejores sensaciones de San Fermín”, afirmó Echarte. Para José Javier, el Struendo es un motivo de fiesta y celebración que reúne a toda la familia. Los hijos se fueron acoplando desde muy pequeños. “La primera vez que llevé a mi hijo fue muy emocionante, le gustó mucho y, desde entonces, como yo, no ha faltado a ninguna cita”, afirmó el organizador.

José Javier fue uno de los principales responsables del inicio del Struendo. Para él ha sido como una obligación inculcar la tradición. “El struendo comenzó de forma desorganizada hacia el año 62 o 63. Después de los toros salimos con unos bombos de las peñas y se nos ocurrió ir detrás del ayuntamiento y empezamos a hacer mucho estruendo y cantando... La gente empezó a seguirnos y nos acabamos juntando un gran número de personas”, afirmó Echarte.

El recorrido intenta reflejar el ambiente familiar que se intentaba conseguir. Por ello, hubo un cambio en el recorrido, para hacerlo más envolvente, ya que en las primeras ediciones se pasaba por grandes calles. “El camino era desde un principio atravesando Carlos III y la Plaza del Castillo, pero la verdad es que era muy frío y decidimos modificarlo. Desde hace muchos años empezamos el camino en el ayuntamiento y nos desplazamos hasta Zapatería, atravesamos Mercaderes, cruzamos Txapitela, y llegamos al mercadillo. En el transcurso hacemos tres o cuatro paradas para refrescarnos. Tras un parón bajamos por Espoz y Mina, luego pasamos por Estafeta. Volvemos a Mercaderes y al ayuntamiento, y finalizamos en el pozo de San Saturnino con el Agur, que es uno de los momentos más emocionantes que se puede vivir en San Fermín con la familia”, explicó el promotor.

Uno de los principales problemas que surgían para que los más jóvenes se implicaran en esta fiesta era el horario, ya que el Struendo comienza un minuto antes de las doce de la noche. “En el 2002 incorporamos un Struendo Txiki. Queremos que los más pequeños, nietos e hijos puedan disfrutar de esta celebración. Y también para que no se pierda esta costumbre;que pase de padres a hijos”, comentó el director del Struendo.

Para José Javier, esta edición supone una iniciación para los más pequeños de la familia, que aún no pueden aguantar a altas horas de la noche. “El Txki es la cantera del grande. La prueba se demuestra en que tanto hijos como nietos siguen participando en el Struendo grande”, recalcó Echarte.

“Tanto a mis hijos como a mis nietos siempre les ha gustado el ambiente que tenemos. Cada vez vienen más niños en silleta, o a los hombros de los padres”, subrayó el coordinador.

Herramientas de Contenido