Sesma presenta a ‘La Albardina’, una escultura que homenajea a las esparteras

La ha hecho la artista Marijose Recalde y la han forrado con esparto los vecinos de la localidad ribera

María San Gil - Jueves, 13 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vecinos y organizadores durante la presentación de la escultura.

Vecinos y organizadores durante la presentación de la escultura. (CEDIDA)

Galería Noticia

Vecinos y organizadores durante la presentación de la escultura.

sesma- La localidad ribera cuenta desde hace unos días con una nueva vecina, ‘La Albardina’, una escultura que homenajea y recuerda a las mujeres esparteras y a los sesmeros que durante años trabajaron con esta planta silvestre que nace en el término municipal.

La artista Marijose Recalde se ha encargado de hacer la figura en hierro y mallazo, tal y como explicaban, y después la forraron con esparto los propios vecinos de Sesma.

La inauguración de la escultura tuvo lugar en las piscinas y en el acto no faltaron ni los representantes municipales, como el alcalde Pedro Mangado, ni los sesmeros que año tras año protagonizan la feria Artesparto enseñando a los turistas y visitantes cómo se trabajaba y vivía en el municipio.

Esta actividad forma parte de un proyecto en torno a la recuperación de la tradición de la artesanía del esparto en el que colabora el Servicio de Museos del Gobierno de Navarra. Bajo el título ‘Con solo una gota de agua’, el proyecto está dirigido por el artista Carlos Fontales, el investigador del esparto Pascual Janin y la propia Marijose Recalde.

otros actosDurante las últimas semanas Sesma ha acogido, dentro del programa de arte y ruralidad de Navarra, Landarte, charlas y talleres en la sala de usos múltiples en la que se han abordado diferentes temas en torno a la tradición del esparto.

En este caso, Pascal Janin se encargó de presentar el plan para salvaguardar el esparto en España mientras que Carlos Fontales ofreció el taller ‘La escuela nómada del esparto’ y habló de su experiencia con la cestería y el esparto.

El punto y final de este proyecto tuvo lugar con la presentación en sociedad de la nueva escultura que, previsiblemente, se quedará en la casa consistorial.

la historiaHay que recordar que la historia y el devenir de esta población navarra van cogidas de la mano del antiguo oficio del espartero, del que ya se tiene constancia a finales del siglo XIX, una labor que los vecinos aprendían con apenas seis años y que a día de hoy recuerdan con una gran feria que se celebra en el mes de abril.

Durante años, el esparto, explicaban los sesmeros, fue el principal sustento de unas 200 familias de la localidad, “el pan para los pobres”, tal y como aseguraban los protagonistas.