Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Bellotas 6 - Garbanzos 0

Viernes, 14 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:17h

Ferrera puso este apretado par de banderillas al quiebro a su segundo toro, ‘Galiano’. El público le premió con una cerrada ovación.

Ferrera puso este apretado par de banderillas al quiebro a su segundo toro, ‘Galiano’. El público le premió con una cerrada ovación. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Ferrera puso este apretado par de banderillas al quiebro a su segundo toro, ‘Galiano’. El público le premió con una cerrada ovación.

Casa solanera como pocas, de reatas antiguas, anteriores a la propia creación de las castas fundacionales, la familia de Don Joaquín Núñez del Cuvillo, gran persona y mejor conversador, traslada la personalidad de la bravura a la impronta de sus animales. Esas vacas y esos sementales que dan un producto medido de unas sangres, que a parte de abrirles líneas y eliminar posible consanguinidad, les da una definición marcada del toro que buscan. Y principalmente, un toro que sea definitorio para las figuras, acostumbradas a elevar la calidad del toro, mostrar calidez al público y enardecer a los sobrados palmeros que pueblan las ferias del planeta toros. Un producto que se destila con suaves formas y maneras en una finca quebrada, de difícil manejo, y justa extensión para el exceso de población que allí se resguarda.

Segunda vez que entraban en feria por año consecutivo, después de la buena presentación, raza y casta de la grandona reata enviada el pasado año. Este año se llegaron, por contra, algunos justos, con otros mediados. Eso sí todos bien tapados por la cara. Es decir, con buena leña por delante. El cartel de la feria en cuanto a diestros. O al menos eso me decían los entendidos de esto, a los cuales siempre hay que hacer caso. Sin embargo, uno a lo suyo, lo primero se debe al burel. Al toro. Ese es el principio de todo por encima de lo que después devenga, sea bueno, malo o nefasto. O así lo entiende este que subscribe, que mira con ojos encendidos y pastueños en cuanto sale el toro, como mi niña mira al chico ese que le gusta. Y hoy no fue. Ya es una más de las muchas que nos llega desde El Grullo, salvo con la diferencia que aquellas tontas del bote que alguna vez vinieron, quedaron atrás.

Hoy, sin más miramientos, hemos visto lo mejor de lo mejor, en cuanto a los sapiens se refiere, de toda la feria. Poso, dignidad, clasicismo en el primero de los belloteros, que nos ha regalado lo que es estar a disposición del toro, demostrando en todo momento la condición del animal, haciendo a ratos de enfermero, y elevando su ser, aun a riesgo de no recibir premio alguno. Pero, quién lo quiere cuando estás por encima de toda postmodernidad. Qué decir de Talavante. El Tala cuando quiere, quiere. Y Pamplona le pone. Por eso no se ha quedado atrás. Y el niño nuevo. Ese que se ganó antes de ayer la baja de Roca Rey. Buenas trazas, y mucho que mirar a sus mayores. Tres generaciones de belloteros en la arena pamplonesa, marcando distancias y ganando la partida, sin duda alguna, a los toros que pastan en la pedanía de Naveros, donde se encuentra la finca El Grullo. Buena tierra y hermosas fincas, donde de ley, lo mejor de lo mejor son sus garbanzos finos. Bocata di cardinale para aquellos que nos movemos por esos pagos, y para los amigos que nos piden un saquito.

Últimas Noticias Multimedia