Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

A paso de banderillas

Tauromaquias de Ferrera

Por Lázaro Echegaray - Viernes, 14 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:17h

Galería Noticia

Los toros de Núñez del Cuvillo salieron correctos de presentación aunque con diferentes hechuras. Fueron nobles y les faltó clase. Se distanció del resto el cuarto, el que mejor comportamiento tuvo. A él le correspondió lo que quizás fuera la mejor faena de la tarde, la más redonda. El mundo del toro está hablando mucho de Ferrera este año. Un torero curtido en mil batallas, por lo general arduas y complicadas, que de pronto enseña una tauromaquia diferente, basada en la estética y en la clase sin dejar de tener poder. Así lo demostró en sus dos faenas. En la del toro de la merienda, Ferrera estuvo presente en todos los tercios y sin recurrir a la excentricidad. Llevó y sacó al toro del caballo. Hizo un quite con mucho sabor, banderilleó como él sabe hacerlo, citó en los medios envuelto en la muleta para sacar la mano por una esquinita y empezar el toreo al natural en el centro del platillo. Luego llegó el toreo en redondo. Hubo series de calidad, componiendo la figura, el riñón metido, la mano por abajo y el cite a la muerte, al recibo. Dejó un pinchazo hondo. Casi le juega una mala pasada el toro al engancharlo por la entrepierna en el ultimísimo momento. Todavía le quedaba al ibicenco fuelle para salir al quite del que cerraba plaza, sacándolo el mismo del peto e iniciando el lance en un espacio inmediato. Poderoso, estético y completo. Torero capaz de enseñar otra cara.

Talavante cortó la única oreja de la tarde. Fue en el segundo. Faena estructurada y continua. Pareció que no llegaba arriba. Pero hubo reacción tras la estocada. Marín, que sustituía a Roca Rey, miraba al tendido tras pasaportar al primero de su lote e indicaba con la mano que en el siguiente. Cuando ese llegó casi ni se lo vieron. El toro no humillaba pero tenía movilidad y Marín le supo hacer las cosas. La gente se quedó un tanto fría. Decíamos el otro día que le falla la espada, ayer la manejó acertadamente.

Herramientas de Contenido