Brasil, dividido por las protestas, imagina un futuro político sin Lula

El expresidente está dispuesto a ser candidato presidencial tras la condena de nueve años de cárcel por corrupción

Viernes, 14 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:17h

Una mujer celebra la decisión del juez.

Una mujer celebra la decisión del juez. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Una mujer celebra la decisión del juez.

Sao Paulo- La Avenida Paulista, principal arteria de São Paulo, fue, el miércoles por la tarde, escenario de dos manifestaciones al mismo tiempo. Una era a favor del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, condenado por el juez de primera instancia Sergio Moro, encargado de las investigaciones del caso Petrobras, a nueve años y medio de cárcel por corrupción. Sus pancartas: “Lula, resiste. “La prisión a Lula es un golpe de estado”. La otra, a pocos metros, era en contra del mismo hombre. Sus pancartas: “Lula, ladrón”. “Te llegó la hora”.

Brasil recibió la histórica noticia de que su político más querido, un icono de la izquierda latinoamericana, se convertía en su primer expresidente condenado por corrupción pasiva y lavado de dinero, aunque no se decretó su prisión preventiva pues la pena aún deberá ser confirmada por un tribunal superior. En un país que acumula cinco años de exasperante crisis política, en el que el pueblo muestra cada vez más hartazgo con la clase dirigente, de izquierda a derecha, su mayor superviviente se puede consolar en que su caída al menos solo ha dividido al pueblo.

El Partido de los Trabajadores (PT), en el que Lula participó de su fundación en 1980, rechazó la sentencia “sin pruebas” contra su líder y la calificó de “vergonzosa”, según publicó en redes sociales la presidenta de la formación, Gleisi Hoffmann. La exmandataria brasileña Dilma Rousseff, destituida el año pasado por supuestas irregularidades fiscales, dijo de su padrino político que es “inocente” y que “el pueblo lo rescatará en 2018”.

quiere ser candidatoEl expresidente brasileño aseguró que está dispuesto a ser candidato presidencial por el Partido de los Trabajadores (PT) de cara a las elecciones generales de 2018. “Quiero decir a mi partido que hasta ahora no lo había reivindicado, pero a partir de ahora voy a reivindicar al PT el derecho de colocarme como postulante a la candidatura”, dijo Lula, quien hasta la fecha había expresado su deseo de presentarse a los comicios del próximo año, pero nunca de una manera tan contundente.

Además, consideró que la sentencia es “política” y retó a la Justicia a presentar “una sola prueba” que le incrimine. “La sentencia tiene un componente político muy fuerte”, señaló el que fue presidente de Brasil entre 2003 y 2010. El carismático líder apuntó que “ninguna verdad fue tomada en cuenta” durante el proceso, uno de los cinco que tiene abiertos con la Justicia, la mayoría relacionados con el caso Petrobras. - Efe

Últimas Noticias Multimedia