Editorial de diario de noticias

Al desnudo el montaje de acoso a Barkos

El Tribunal de Cuentas evidenció ayer los infundios contra la hoy presidenta foral a costa de las dietas como edil de Pamplona tras cuatro años de persecución jurídica, política y mediática por bastardos intereses partidarios

Viernes, 14 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:17h

en una sentencia inequívoca, el Tribunal de Cuentas dio ayer carpetazo a la demanda contra Uxue Barkos por el cobro de dietas cuando era concejal de Pamplona-Iruña interpuesta por Justicia et Veritas, una de las vías que utiliza la derecha más reaccionaria para judicializar la vida política. El órgano fiscalizador absuelve a la hoy presidenta foral de la responsabilidad contable que se le reclamaba con manifiesta inconsistencia y mala fe, explicitando que las reuniones de Barkos “no parecen desproporcionadas ni difíciles de realizar”. Además de que tampoco aprecia irregularidad alguna en las reuniones de sus compañeros, ni en que como portavoz municipal las justificara con su firma porque Barkos “no realizó función de gestor de fondos públicos, ni sus acciones fueron determinantes para los pagos”, en el marco de un sistema avalado por los alcaldes regionalistas Barcina y Maya. El Tribunal de Cuentas desacredita así las acusaciones contra Barkos, imputaciones que ya fueron desestimadas por los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Pamplona, por la Fiscalía de Navarra, por la Cámara de Comptos y por el propio Tribunal Supremo. Y desnuda una brutal campaña de acoso a lo largo de cuatro años contra Barkos, a partir de la evidencia de que encarnaba el contraperfil para desalojar al régimen del poder primero y, en segunda instancia, para dificultar al máximo el retorno a la Diputación de UPN. Una persecución política y personal que ha conllevado la instrumentalización retorcida de la ley y de los tribunales con el indisimulado y a la postre frustrado objetivo de menoscabar el apoyo democrático y social al Gobierno del cambio y a su presidencia misma. Toda una indignidad de los políticos y medios de comunicación que han dado pábulo a un impúdico montaje construido sobre burdas mentiras y manipulaciones, y que han quedado en evidencia en su desesperado intento por socavar el honor de Barkos por bastardos intereses personales y partidarios. Las malas artes de UPN-PP, con protagonismo destacado para Esparza, Salvador, Sayas o Beltrán, se enmarcan en la política de tierra quemada de la derecha unida contra todas las siglas que han censurado su legado para acabar mejorándolo con el sustento al Gobierno vigente. Una estrategia de derribo contra los antagonistas políticos que retrata su propia incapacidad para proponer alternativas, en el caso de Barkos, secundando incluso la vileza de denigrarla utilizando de forma rastrera el cáncer que padeció.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »