Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Tribunal de Cuentas desmonta las falsas acusaciones contra Barkos por las dietas municipales

La sentencia avala, como en anteriores instancias judiciales, la actuación de la entonces edil y diputada
Confirma que el sistema se aplicó a todos
No cobró de más y justificó los abonos como debía hacerlo

Kepa García - Viernes, 14 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:17h

Reunión del pleno del Ayuntamiento de Pamplona celebrada en 2013.

Reunión del pleno del Ayuntamiento de Pamplona celebrada en 2013. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

  • Reunión del pleno del Ayuntamiento de Pamplona celebrada en 2013.

pamplona- El Tribunal de Cuentas ha desestimado la demanda impulsada por la asociación ultraconservadora Justitia et Veritas contra Uxue Barkos, a la que desde 2013 ha tratado de vincular con un cobro irregular de dietas en el Ayuntamiento de Pamplona mientras compaginó su cargo como concejala y como diputada. La sentencia, aunque es recurrible ante el mismo órgano juzgador, supone de facto el final para una campaña mediática y judicial orquestada contra la actual presidenta del Gobierno foral a cuenta de este asunto, sobre el que previamente ya se habían posicionado -en el mismo sentido del expresado ayer por el Tribunal de Cuentas- todas las instancias judiciales a las que fue recurriendo la asociación ultra en su intento de alargar el procedimiento con el claro objetivo de sembrar dudas sobre la trayectoria política y personal de Barkos.

el mismo sistema para todosLa sentencia de 38 páginas, que se conoció a primera hora de la tarde de ayer, desmonta una por una todas las acusaciones que Justitia et Veritas centró en la entonces edil y diputada, pese a que el sistema fue el mismo con todos los concejales sujetos al régimen de dietas por asistencia y que se aplicó sin excepción entre 1999 y 2013.

La titular del Tribunal de Cuentas recuerda que tanto el Ministerio Fiscal como el Tribunal Supremo establecieron que no existían pagos indebidos, que el método fue establecido en virtud de los acuerdos adoptados por el Pleno del Ayuntamiento de Pamplona y que la acusada justificó las dietas tal y como se le exigió. “Barkos estaba obligada a presentar y presentó, en cumplimiento del régimen jurídico municipal aplicable, los documentos en los que avalaba con su firma que las dietas percibidas estaban justificadas por referirse a su asistencia a un determinado número de reuniones de su grupo municipal en un concreto período de tiempo”, determina el Tribunal.

La sentencia descarta otra de las acusaciones lanzadas contra Barkos, que la vinculaba con una supuesta malversación de fondos, al considerar que solo puede ser responsable contable la persona que tenga la condición de gestor público, circunstancia que no concurría en la demandada.El Tribunal de Cuentas afirma, tal y como mantenía la defensa de Barkos, que la entonces edil de Nafarroa Bai no realizó funciones de gestión de fondos ni sus acciones fueron determinantes para la realización de los pagos. “Si se admitiera que era la portavoz del Grupo Municipal quien decidía con su firma el destino de los fondos públicos recibidos en concepto de dietas por otros concejales, se atribuirían a la misma, sin fundamento jurídico alguno, competencias determinantes para disponer de los fondos que en realidad correspondían a los perceptores de los mismos y a los titulares de la función de ordenar y fiscalizar el gasto y el pago”, se explica en la sentencia.

Tras establecer que tiene competencia para enjuiciar el caso, la Consultora -nombre que reciben los jueces del Tribunal de Cuentas- determina que los grupos políticos son órganos municipales y que las dietas estaban justificadas “de acuerdo con la normativa presupuestaria y contable aplicable a las mismas”.

grupos, como órganos municipalesA este respecto recuerda que la Sala Segunda del Tribunal Supremo -en su auto de 19 de diciembre de 2013 por el que inadmitió una querella que por estos hechos había presentado Justitia el Veritas contra Uxue Barkos- consideró que los grupos municipales debían considerarse asimilados a los órganos municipales a los efectos del artículo 20 del Reglamento Orgánico del Ayuntamiento de Pamplona, esto es, a los efectos de entender que la asistencia a sus reuniones otorgaba el derecho a percibir las correspondientes indemnizaciones.

Para desestimar la demanda contra Barkos, el tribunal concluye que el cobro de las dietas estaba justificado y que por lo tanto no hubo un saldo deudor injustificado en los fondos municipales susceptible de ser reparado por los responsables contables del mismo. Según manifiesta, “lo que determina que estuviera o no justificada la percepción de las dietas es la realidad material de la celebración de las reuniones y la asistencia efectiva de la demandada a las mismas, no la mayor o menor ortodoxia en el cumplimiento de los requisitos administrativos de carácter formal, cuya elusión podría tener efectos jurídicos pero no afectaría a la existencia o no de un saldo deudor injustificado por un pago de dietas indebidas, que es lo que se enjuicia en el presente procedimiento de reintegro por alcance”.

Por todo lo anterior, la sentencia, absuelve a Barkos de “responsabilidad contable” y entiende que “no está probado que la demandada cobrara dietas por asistencia a reuniones de su grupo municipal que no se realizaran, dejando claro que las justificó como esta determinado.

Herramientas de Contenido