Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La ‘miurada’ vuela compacta por las calles de Iruña

La ganadería sevillana ofrece la carrera más rápida de las fiestas superando por poco los dos minutos
Sin heridos por asta, doce corredores son trasladados por caídas
Susto en Telefónica al colisionar los morlacos con varios mozos

Mikel Erbiti - Sábado, 15 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Uno de los Miura levanta a un corredor mientras otro de los toros choca contra varios mozos junto al vallado.

Uno de los Miura levanta a un corredor mientras otro de los toros choca contra varios mozos junto al vallado.

Galería Noticia

  • Uno de los Miura levanta a un corredor mientras otro de los toros choca contra varios mozos junto al vallado.
  • Los seis toros en cabeza de carrera tras dejar atrás al último manso en la calle Estafeta.

Pamplona- La ganadería Miura protagonizó ayer el último y más rápido de los encierros de estos Sanfermines, cumpliendo el guion previsto. Los mozos no pudieron aguantar el vertiginoso ritmo que impusieron los toros en una carrera bastante limpia y estéticamente bonita que lideraron los toros desde el final de la cuesta de Santo Domingo.

Los siete encierros que llevaban los mansos en sus patas hasta entonces, junto a la velocidad del astado, hicieron que se quedaran descolgados antes de enfilar la calle Estafeta, ofreciendo, en algunos casos, cortas pero sublimes carreras y, en muchos otros, caídas a causa de los atropellos. Dos minutos y diez segundos tardaron los seis toros en realizar el recorrido de este último encierro, la mejor marca de la feria.

La carrera comenzaba con uno de los mansos encabezando la manada. Sin embargo, no fue más que un espejismo, ya que a la altura de la mitad de la cuesta de Santo Domingo dos de los Miura ya se abrían camino entre los corredores que veían cómo se hacía imposible aguantar más de unos pocos metros delante de ellos. Los mozos eran arrollados por los morlacos, que parecían decididos a llegar a la plaza de toros lo antes posible y que no cayeron en distracciones.

El resbalón de uno de los toros cuando la manada entraba en el tramo de Mercaderes hizo pensar que podría partirse el grupo. No obstante, el derrape en la curva de Estafeta unió de nuevo a los seis toros. A esas alturas de la carrera tan solo uno de los mansos había sostenido el ritmo mientras que el resto se había ido quedando atrás. En el tramo de Estafeta continuó la tónica general de la carrera. Se pudieron observar numerosas caídas de corredores que no eran capaces de mantenerse delante del astado pero también hubo corredores que protagonizaron plausibles careras. Cuando la manada llegó a la mitad de la calle, el único manso que había logrado seguir en el grupo de toros se quedó atrás, dejando a los seis toros solos para enfrentarse al último tramo del recorrido.

peligro en telefónicaCon la llegada de los Miura a Telefónica se vivieron los momentos más peligrosos de la mañana. El primer susto se lo llevó un mozo con polo verde que vio cómo era arrollado por uno de los toros que encabezaba el grupo y que pasaba su asta derecha cerca de su cabeza. El corredor, habitual en los encierros de Pamplona, no sufrió cogida y cayó al suelo.

Pero, sin duda, el momento de mayor peligro en los poco más de dos minutos que duró el encierro se vivió unos metros más adelante, cerca de la entrada al callejón. Como ha venido siendo habitual en los encierros de este año, la inercia de la curva de Telefónica, que perfila al astado hacia la entrada a la plaza, hizo que tres de los Miura chocaran con varios mozos que en ese momento intentaban subirse al vallado. Algunos de ellos recibieron un fuerte golpe en la cabeza del asta de los morlacos, que impactaron a una gran velocidad.

el susto de la mañanaLa imagen más espectacular la ofreció uno de los corredores, vestido de blanco, que se encontraba agarrado al vallado cuando uno de los toros lo enganchó con su asta y lo lanzó hacía la manada. En ese momento, Hurón, el único de los Miura colorado, se quedaba enganchado en un primer momento a un mozo de camiseta verde que se encontraba también agarrado al vallado.

Afortunadamente, el morlaco optó por seguir al resto hacia la plaza, entrando por el callejón, donde también se pudieron ver algunas caídas causadas por la velocidad de la carrera, que llegaba a su fin con la entrada de los seis toros a la vez en los corrales de la plaza, concluyendo así el encierro más rápido de este año en el que, aunque no hubo heridos por asta, muchos corredores tuvieron que ser trasladados tras sufrir contusiones a causa de las caídas.

heridos

Sin heridos por asta. El último encierro de la feria no dejó heridos por asta, pero trece corredores fueron trasladados por contusiones.

duración

2:10

La ganadería Miura protagonizó el encierro más rápido de estos Sanfermines. Los seis toros tardaron poco más de dos minutos en completar el recorrido.

Herramientas de Contenido