Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mayoría animalista

Por Miguel. Izu - Sábado, 15 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

  • Mail

El alcalde de Pamplona estaba consternado. “¿Has visto? El Partido Animalista ha ganado y tiene mayoría suficiente en el Congreso para gobernar”. Sobre la mesa del despacho tenía desplegados los periódicos con los resultados de las elecciones generales del día anterior. Después de varias décadas de crecimiento continuado, los animalistas iban a gobernar en perjuicio de Ciudadanos, el partido hasta entonces gobernante que había sido derrotado a causa de los casos de corrupción que le habían afectado en las últimas legislaturas. Tanto Ciudadanos, que se oponía al régimen foral, como los animalistas, que se oponían a los espectáculos taurinos, nunca conseguían representación en Navarra.

- ¿Se atreverán a prohibir los toros? -preguntó Edurne Goñi, concejal de cultura y fiestas.

- Me temo que sí -respondió el alcalde-. El desastre que nos venimos temiendo desde hace años puede estar a punto de producirse. Los Sanfermines están condenados.

- Quizás no sea para tanto -quiso animar Edurne al alcalde, aunque ella misma era pesimista-. El turismo era la principal industria de Navarra desde que dejó de serlo la fabricación de automóviles, cuando en Landaben echaron la persiana y trasladaron la producción a Gambia. Buena parte del turismo tenía que ver con los Sanfermines y los toros. Aunque los americanos venían menos que antes de la III Guerra de Siria, Pamplona recibía muchos visitantes de las comunidades autónomas donde los animalistas habían erradicado la tauromaquia. Andalucía, Barcelona (desde su independencia de la República de Cataluña y su reingreso en la República Federal española), Navarra y el País Vasco eran las únicas comunidades autónomas donde sobrevivía la fiesta en España y donde se defendía por todas las fuerzas políticas unánimemente como patrimonio cultural y rasgo de identidad. Los Sanfermines de julio y los Sanfermines chiquitos de septiembre, en los que desde hacía veinte años también se celebraba una feria con siete encierros y siete corridas de toros, sostenían buena parte de la economía pamplonesa, además de las visitas que recibía durante todo el año el parque temático sanferminero que ocupaba todo el Casco Antiguo de la capital navarra.

- En fin, tenemos todavía unos meses por delante -el alcalde trató de recuperar el ánimo-. Hay que estudiar una estrategia para evitar lo peor.

- ¿Habría que promover la convocatoria del Órgano Común Permanente? -preguntó la concejal-. El órgano de cooperación entre las comunidades de Navarra y el País Vasco tenía una comisión especial para la defensa de la tauromaquia a la que se invitaba también a la vecina Comunnauté Pays Basque-Euskal Herri Elkargoa, no en balde la nueva plaza de toros de Bayona se había convertido en una de las más importantes del mundo y centro del resurgimiento de la fiesta en Francia. Una vez que los sectores abertzales contrarios a los toros se habían convencido de que había dejado de ser la fiesta nacional española y aceptaron que, en realidad, iba siendo una peculiaridad vasca, la defensa de los espectáculos taurinos frente a la abolición que podía llegar de Madrid se había convertido en una causa común de todas las fuerzas políticas vasconavarras.

- Todavía no, ya habrá tiempo. Vamos primero a hablar con los demás partidos en Navarra. De momento voy a llamar a la presidenta, tú ponte en contacto con los portavoces municipales y con la Federación Navarra de Comarcas y Municipios.

El alcalde, una vez solo, marcó el número de la presidenta del Gobierno de Navarra. Después de siete presidentas sucesivas, era ya una tradición foral que el cargo lo ocupara una mujer. Ella respondió rápidamente y del intercambio de saludos el alcalde concluyó que estaba menos pesimista que él.

- Mira, los resultados no son tan malos, al fin y al cabo las fuerzas del recambio hemos mantenido nuestros ocho diputados por Navarra y los animalistas no van a tener mayoría absoluta, van a tener que buscar apoyos. No todo está perdido -aseguró la presidenta-. El voto de los canarios no está decidido, se puede pactar con ellos a cambio de mantener las peleas de gallos, y también con los extremeños, que quieren defender la cría del cerdo ibérico.

- ¿Tú crees?

- Sí, hay posibilidades. De todos modos, si saliera adelante la abolición de los toros ya he empezado a preparar un plan B.

- ¿Sí? ¿Cuál? -dijo el alcalde algo más esperanzado-.

- He hablado con UPN y, en ese caso, ellos también estarían por la independencia.

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad