Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Condenado a 20 meses de cárcel por atropellar a un ‘naranjito’ y escapar

Arrolló al auxiliar de protección civil, que fue desplazado 30 metros en el capó del coche antes de caer al suelo en el Labrit

Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, en funciones de guardia, condenó el viernes a un ciudadano francés por atropellar en la noche del jueves a un auxiliar de protección civil, conocidos como naranjitos, en la cuesta de Labrit de la capital navarra y huir del lugar. El acusado ha aceptado una pena de 16 meses de prisión por un delito contra la seguridad vial en concurso con un delito de lesiones por imprudencia y un delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad con la atenuante de embriaguez, así como cuatro meses más por un delito de omisión del deber de socorro. El acusado indemnizará a la víctima con 411,05 euros.

Según relata la sentencia, el acusado, vecino de Francia, conducía su automóvil por la cuesta de Labrit donde pretendió atravesar un punto de control vallado y custodiado por el auxiliar de protección civil atropellado que le indicó que no podía rebasar el control. Pese a ello, el conductor lo atravesó a “elevada velocidad” y, dado que el camino estaba bloqueado, giró 180 grados y se dirigió nuevamente hacia el naranjito’ al que arrolló desplazándolo hacia arriba y quedando encima del capó del vehículo durante 30 metros hasta que cayó al suelo.

A raíz de este suceso, que tuvo lugar sobre las 22.45 horas del jueves 13 de julio, un agente de Policía Municipal de Pamplona le dio el alto, sin embargo, “desoyó la orden y prosiguió a toda velocidad obligando al policía a desplazarse a un lado para evitar ser atropellado”. A continuación, el agente comenzó una persecución en su vehículo policial desoyendo el acusado repetidamente las órdenes de alto. “Como último recurso y con el fin de poner término a una conducción que suponía un grave riesgo para conductores y viandantes” el agente “se vio en la necesidad de exhibir su pistola”, momento en que el acusado detuvo el coche.

El acusado circulaba bajo los efectos del alcohol y arrojó sendos resultados de 0,71 y 0,67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en las pruebas de alcoholemia. - E.P.