Polo la sexta generación inicia su andadura

Volkswagen Navarra inició ayer la producción en serio del A07.
Comienza así una lenta escalada que le llevará a superar los 1.400 coches diarios a comienzos de noviembre.

Un texto de Juan Ángel Monreal. Fotografía VW Navarra - Martes, 18 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

De color naranja energético, con motor de gasolina de 95 caballos y con cinco velocidades de cambio manual. El primer Polo A07, representante de la sexta generación del popular coche alemán, salió ayer de la cadena de montaje de Volkswagen Navarra y estrenó así la fabricación en serie de un vehículo más grande y tecnológicamente mucho más evolucionado y que tendrá el difícil reto de superar las ventas logradas por su predecesor.

Será necesario esperar unos meses para comprobar si el actual Polo repite el éxito del A05, lanzado en 2009 y que alcanzó las 356.356 unidades fabricadas en un año y del que, en total, se han vendido más de dos millones de unidades. No obstante, en Volkswagen no tienen dudas acerca de su éxito. “Mantiene el ADN de nuestro histórico modelo y da un salto hacia delante en diseño, seguridad y tecnología”, explicó ayer Emilio Sáenz, presidente de Volkswagen Navarra, quien ya tiene en mente un nuevo reto: simultanear desde finales de 2018 el Polo A07 con un pequeño todoterreno.

Será la primera vez que de la cadena de Volkswagen Navarra salgan al mismo tiempo dos coches distintos que, en realidad, serán muy similares. Hasta entonces, la fábrica navarra tiene por delante, primero, cuatro meses de escalada productiva que deberían permitir que a comienzos de noviembre se superen los 1.400 coches diarios. Ayer apenas se fabricó una veintena durante un único turno de mañana.

Miguel Ángel Grijalba, director de Producción de Volkswagen Navarra, considera que estas semanas suponen un reto importante para la fábrica: “Haber realizado en Pamplona la fabricación de prototipos y, sobre todo, haber producido todas las preseries en la línea de montaje (simultáneamente con el anterior modelo) y que todas ellas hayan sido montadas por el personal de la línea, han dejado el camino bien preparado”.

Ahora, tras las modificaciones definitivas realizadas en las instalaciones durante las tres semanas de parada de fábrica, los esfuerzos deben ir encaminados a aprender y asegurar los nuevos procesos con la mayor rapidez posible. “El objetivo -explicó Grijalba- debe ser alcanzar el mismo nivel de conocimiento y perfección que teníamos al finalizar el modelo anterior”.

De esta manera, en estas primeras semanas de fabricación “hay que familiarizarse con el nuevo coche, con todo lo que eso implica: nuevas piezas, nuevos procesos de montaje, nuevas pautas de ajuste, nuevos proveedores, nuevas instalaciones, nuevas tecnologías de producto y proceso;una etapa apasionante que con el esfuerzo de todos los que formamos la empresa llegará a buen fin”.

El nuevo Polo, para el que Volkswagen Navarra viene preparándose desde 2012, cuenta con unas dimensiones más amplias (4,05 metros de longitud, 1,75 metros de anchura sin retrovisores y 1,44 metros de altura) que se traducen en un mayor espacio en el interior y en el maletero, que alcanza los 315 litros. El coche tendrá nueve versiones de motores, entre ellas uno de gas natural, y llega al mercado español con cinco equipamientos (Edition, Advance, Sport, Beats y GTI), 14 colores para el exterior y la opción de elegir entre 17 colores diferentes para los paneles decorativos del salpicadero que buscan la personalidad y la adecuación con la creciente digitalización y conectividad.

Últimas Noticias Multimedia