Reino Unido

J.D. Mez - Martes, 18 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Para Theresa May, el drama no es solo haber perdido la mayoría absoluta en las últimas elecciones y el apoyo de gran parte de su partido, sino encontrarse interpretando un papel que hasta hace poco no era el suyo: el de defensora radical de la ruptura con Europa. Harían bien, igualmente, los laboristas, en no atribuirse votos que, en realidad, eran un castigo a May. Coquetear con el populismo es una ruleta rusa y lo que a los grandes partidos les conviene es devolver el debate político a los cauces de la moderación.

Últimas Noticias Multimedia