Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

12.337 familias navarras reciben ya la renta garantizada en 2017, un 48% más que hace dos años

Este año se destinan 150 millones a la inclusión social
Las personas en situación de dependencia atendidas aumentan un 32%
Miguel Laparra afirma que los avances se deben a “un cambio de prioridades políticas”

Amaia Rodríguez Oroz - Miércoles, 19 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Tabla de evolución de las familias y menores que reciben la renta garantizada.

Tabla de evolución de las familias y menores que reciben la renta garantizada.

Galería Noticia

  • Tabla de evolución de las familias y menores que reciben la renta garantizada.
  • Evolución de las personas en situación de dependencia beneficiarias de ayudas o servicios.

Después de dos años de duro trabajo, la aprobación de la nueva ley foral del derecho a inclusión social y la renta garantizada ha permitido que un total de 12.337 familias tengan ahora derecho a la esta prestación, un 48% más que en 2015, cuando la renta garantizada solamente llegaba a 8.342 familias navarras. Esto ha sido posible, en parte, gracias al aumento del presupuesto destinado a la inclusión social, que en 2017 se cifra en 150 millones de euros (72 millones por encima de lo destinado en 2015). Estos son algunos datos del balance positivo que realizó ayer el consejero Miguel Laparra sobre los dos años de existencia de la Vicepresidencia de Derechos Sociales y del cambio de Ejecutivo, en el que evidenció una “mejora generalizada”. Además, afirmó que estos avances sociales “no hubieran sido posibles sin la buena marcha de la economía, sin una reforma fiscal progresista y un cambio de prioridades políticas”.


“Por estas, entre otras cosas, ya se puede decir que ha merecido la pena el cambio político en Navarra”, destacó el vicepresidente, quien indicó que la prioridad y el compromiso social del Gobierno foral se evidenció en la dotación presupuestaria, un 25% más en dos años, siendo el departamento de Derechos Sociales el que más ha incrementado porcentualmente sus fondos. En particular, los recursos destinados a luchar contra la pobreza y a favor de la cohesión social se han duplicado entre 2015 y 2017 hasta llegar a los 150 millones de euros, un presupuesto destinado también a la renta de inclusión, el empleo social, el complemento para las viudas o las ayudas para vivienda de alquiler. Esto ha hecho posible que en 2017 ya sean un total de 12.337 familias las que han recibido la renta garantizada y que esta ayuda haya llegado a 10.471 menores de edad, mientras que en 2015 solo eran 8.024 los menores atendidos.

Además de la mejora en cohesión social interna, Navarra ha hecho un esfuerzo en su apuesta por la solidaridad internacional, un valor muy importante históricamente en la sociedad navarra, según destacó Laparra. En estos dos años de andadura, además del incremento de la inversión social en un 70%, cabe destacar el refuerzo en los tradicionales lazos de solidaridad con el pueblo saharaui, así como la puesta en marcha de un nuevo y amplio programa de acogida de personas refugiadas en Navarra, en colaboración con el tejido asociativo, que “ha llegado hasta el momento a atender a 221 personas”. Igualmente, Navarra ha liderado en ocasiones la exigencia de mayor implicación al Estado y Europa en la crisis de los refugiados, y un mayor papel para las comunidades autónomas en la política de asilo y refugio.

mayor atención a la dependenciaOtra de las grandes prioridades del actual Gobierno de Navarra ha sido reforzar las políticas de atención a la dependencia, la discapacidad y las personas mayores. En este sentido, ha sido especialmente importante el incremento en el número de personas en situación de dependencia que reciben algún tipo de servicio o prestación. “En dos años tenemos a 3.129 personas más atendidas, lo que supone un incremento de un 32%”, aclaró el vicepresidente. En total, son 12.387 las personas en situación de dependencia que actualmente se benefician de las ayudas o los servicios que ofrece el departamento. Igualmente, como aspectos relevantes se pueden citar la equiparación de las desgravaciones fiscales de las personas dependientes a las personas con discapacidad, por las que 6.000 personas más pueden deducirse cuantías muy importantes, la recuperación de varias compatibilidades de prestaciones para la dependencia o la firma de un nuevo convenio en el sector de la discapacidad con mejoras en las condiciones laborales e importantes inversiones en la calidad de los servicios.

Por otro lado, en cuanto a las personas mayores, sin duda el principal avance ha sido la nueva Ley que garantiza a todo pensionista con pensiones inferiores al SMI de 2017 recibir esa cantidad vía deducciones fiscales. “Si antes del cambio de esta medida solo se beneficiaban aproximadamente 10.000 personas viudas con una inversión de unos 3 millones, con la nueva ley, 22.000 pensionistas, incluidas las viudas, se beneficiarían de este complemento con una inversión estimada de 20 millones de euros cuando esté plenamente desarrollada”, indicó Laparra.

más recursos para los menoresEl departamento de Derechos Sociales ha llevado a cabo en estos dos años diversas actuaciones para mejorar la atención a las familias y los menores. De hecho, en comparación con 2014, en 2016 había un 21% más de menores atendidos y un 33% más de menores que participaban en los programas preventivos, unos porcentajes que también han aumentado en cuanto a las familias atendidas. Del conjunto de actuaciones cabe resaltar la reestructuración y el aumento de plazas residenciales para menores, el aumento de un 20% de la capacidad de atención en los programas de mediación, orientación y punto de encuentro familiar, la ampliación de la intensidad y cobertura de los equipos de atención a la infancia y a adolescencia de Estella, Tafalla y Tudela en 50% o las nuevas ayudas para acceso a la vivienda de familias monoparentales.

fomento del alquiler socialEn cuanto a la vivienda, las prioridades del departamento han sido ampliar el parque de vivienda de alquiler social a menor precio, prevenir los desahucios e impulsar la rehabilitación. Con ello, según explicó Laparra, se ha pretendido perseguir varios objetivos, tales como avanzar hacia el reconocimiento efectivo del derecho de todas las personas a una vivienda digna, a la par que se genera empleo y se avanza en la sostenibilidad ambiental. Hasta el momento, y gracias en parte a la aprobación de la nueva ley foral de vivienda y otras medidas como el impulso a la bolsa de alquiler de vivienda o la oficina de mediación de vivienda, ya se han incorporado en torno a 350 viviendas más al parque de viviendas en alquiler social, y en el caso del Fondo Foral de vivienda social, se ha pasado de contar con 55 viviendas a 100 en estos momentos. Además, después de una subida de un 70% entre el año 2000 y el 2015, con la nueva ley se han bajado los precios entre un 8% y un 15%. Igualmente, es significativo que tras tres años sin que se iniciase ninguna vivienda nueva para alquiler social, este año está previsto que se inicien al menos 210 viviendas nuevas, teniendo como objetivo ampliar en 1.600 viviendas el parque de alquiler social a través de los diferentes programas de vivienda nueva o puesta en uso de vivienda vacía.

Herramientas de Contenido