Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La Rochapea homenajea a la jota navarra

El grupo de jotas Nobleza Navarra nació hace cinco años con el objetivo de compartir pasión y revitalizar las calles de la Rochapea, el barrio que les acoge

Sara Huarte | Iñaki Vergara - Miércoles, 19 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Primera fila de izquierda a derecha: Pilar Zubiria, Pili, José Luis del Cerro, Martín, Jesús Gil y Adela González. Segunda fila: Felix Murugarren, José Luis Pascal, Antonio Lamarca y María Diaz. Tercera fila: Carolina, Andoni Segura Zubiria y Miguel Ángel

Primera fila de izquierda a derecha: Pilar Zubiria, Pili, José Luis del Cerro, Martín, Jesús Gil y Adela González. Segunda fila: Felix Murugarren, José Luis Pascal, Antonio Lamarca y María Diaz. Tercera fila: Carolina, Andoni Segura Zubiria y Miguel Ángel Aizpun. Faltan Javier Aldaz y Mari Carmen. (IÑAKI VERGARA)

Galería Noticia

  • Primera fila de izquierda a derecha: Pilar Zubiria, Pili, José Luis del Cerro, Martín, Jesús Gil y Adela González. Segunda fila: Felix Murugarren, José Luis Pascal, Antonio Lamarca y María Diaz. Tercera fila: Carolina, Andoni Segura Zubiria y Miguel Ángel

pamplona- Llevan la jota navarra en la sangre y, tres veces al año, recorren las calles de la Rochapea compartiendo su pasión a viva voz. Se trata de la asociación de jotas Nobleza Navarra, un grupo de apasionados por este género musical capitaneado por Pilar Zubiria y que nació hace cinco años con el objetivo de revitalizar las calles de este barrio pamplonés a través de la música. “Yo soy jotera de toda la vida. Mi abuela era jotera, de Carcastillo, y yo he cantado jotas desde los cinco años y, ahora, mi hijo de ocho años continúa con la tradición”, resume Pilar, que a lo largo de su vida como jotera ha aprendido de algunas de las mejores voces de Pamplona y Comarca.

Sin embargo, una neumonía que derivó en una lesión en un pulmón le obligó a cambiar su forma de cantar. “Me impedía cantar bien, así que me recomendaron ir a una escuela de canto para aprender a controlar la respiración mientras cantaba. Así que estuve varios años trabajando con una profesional y, al tiempo, me picó el gusanillo y decidí crear Nobleza Navarra para compartir mi pasión”, explica esta jotera, que hizo del Civivox Jus La Rocha su auditorio particular. “Nos reunimos todos los lunes de 18.30 a 21 horas a ensayar en el Civivox de la Rochapea y estamos abiertos a todo el mundo. Lo único que hace falta es que les guste la jota y que la lleven en la sangre;que la disfruten”, asegura, destacando que “somos un grupo muy familiar”. Tanto que, hace algunas semanas, los miembros de esta asociación jotera sorprendieron a Pilar cantando en su boda. “Aparecieron todos de repente, junto a mi hijo Andoni, cantándonos una jota que habían compuesto expresamente para la ocasión”, confiesa Zubiría, especialmente emocionada con la intervención de su txiki, que antes de ponerse a cantar recitó estos versos: “A mis padres en este día quiero felicitar y con nobleza navarra esta jota voy a cantar”.

repertorio“Nuestro repertorio es muy amplio;no solo cantamos jotas, también cantamos mexicanas, pasodobles y pasacalles”, explica Pilar. No obstante, y a pesar de que estos joteros abarcan un gran número de estilos, hay uno al que tienen especial cariño;un pasodoble que Miguel Cáceres les compuso. “Es como nuestro himno, lo cantamos en todos los conciertos”, apunta Zubiria, que junto a este grupo jotero visita de forma altruista hospitales y residencias de ancianos para amenizar y acompañar a los internos.

Sin olvidar las rondas joteras con las que recorren las calles de la Rochapea, el barrio que los acoge, para “darle vida”. “Solemos hacer unas tres rondallas al año y, al principio, cuando la gente nos ve aparecer, yo creo que se sorprenden, pero luego siempre hay varios que se quedan a escucharnos y a participar”, comenta esta jotera, reconociendo que, a pesar de que la tradición jotera tiene relevo en los jóvenes, “es cierto que siempre hay un mayor número de personas mayores”.

Ahora, el próximo reto de este grupo que ha unido sus voces a joteros de la talla de Pedro Bujanda, del grupo Voces Navarras, o los Nagore de Montaña y Ribera, es ampliar sus filas con más músicos. “Yo y un compañero tocamos la guitarra y siempre contamos con nuestro acordeonista Martín;pero siempre viene bien crecer y aumentar el número de miembros. La música acompaña mucho a las voces y crea mucho ambiente”, señala esta jotera de madre aragonesa y padre francés, pero “gran apasionado de la jota”.

Herramientas de Contenido