Roncesvalles concluye las obras de mejora de accesibilidad

Han finalizado 7 meses después de lo previsto y los trabajos han consistido en arreglar la pavimentación y la canalización de aguas

Patricia Carballo - Miércoles, 19 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Los accesos a la Capilla de Santiago y al Silo de Carlomagno han sido rehabilitados.

Los accesos a la Capilla de Santiago y al Silo de Carlomagno han sido rehabilitados.

Galería Noticia

Los accesos a la Capilla de Santiago y al Silo de Carlomagno han sido rehabilitados.

roncesvalles- Por fin han concluido las obras de mejora de la pavimentación en torno a la capilla de Santiago y al Silo de Carlomagno, situados en las inmediaciones de la Colegiata de Orreaga/Roncesvalles. A falta de un pequeño trámite administrativo, desde Roncesvalles dan por concluida esta primera fase de rehabilitación y mejora de la accesibilidad, que se enmarcan dentro del proyecto Roncesvalles, que pretende recuperar el patrimonio histórico y para el que el Ministerio de Fomento aprobó una dotación de 433.817 euros (75 %), dentro de los fondos generales del 1,5% cultural que destinan a proyectos estatales.

Desde que comenzara esta fase del proyecto, que ha contado con la aprobación de la Institución Príncipe de Viana, se ha adecuado la pavimentación y eliminado las barreras arquitectónicas en la zona perimetral que rodea a las capillas de Santiago y al Silo de Carlomagno, así como se ha solucionado la canalización de aguas. “Era fundamental realizar estas mejoras. No sólo porque el pavimento estaba en muy mal estado, sino también porque había filtraciones de agua que inundaban el osario del silo de Carlomagno”, declara el prior de Roncesvalles Patxi Izko.

Sin embargo, estas obras, que deberían haber terminado a lo largo del otoño, se han retrasado por un desacuerdo entre Obras Públicas y la Institución Príncipe de Viana. “Comenzamos con una buena sintonía hasta que hubo un conflicto ajeno a la Colegiata que tenía que ver con el canal de la carretera a través del que se iba a recoger el agua. Es una pena que ni siquiera para las romerías estuviera terminado. Mi miedo era que por ese retraso, íbamos a perder la subvención, pero el Ministerio ha tenido mucha paciencia con nosotros”, asegura el prior.

Con las obras finalizadas, Roncesvalles prevé volver a solicitar una nueva ayuda para el año que viene, que consistiría en acometer la pavimentación de la zona interior de acceso a la Colegiata, que actualmente se halla deteriorada a consecuencia de las nieves y los hielos. “Culminaríamos la puesta a punto de accesos a la zona monumental y al Santuario. Y esperamos contar una vez más con la inestimable ayuda de la Delegación del Gobierno”, expresa el sacerdote.