Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La reunión secreta de Trump y Putin arroja más sospechas sobre sus vínculos políticos

El Supremo permite al presidente llevar a la práctica de forma parcial su veto a los inmigrantes

Jueves, 20 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vladimir Putin y Donald Trump, en la reunión del G20.

Vladimir Putin y Donald Trump, en la reunión del G20. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • Vladimir Putin y Donald Trump, en la reunión del G20.

bruselas- La reunión oculta de Donald Trump y Vladimir Putin durante la última cumbre del G-20 en Alemania agitó ayer la vida política estadounidense. La Casa Blanca dijo ayer que el segundo encuentro entre el presidente de EEUU, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, no fue tal, sino una mera “conversación”. Trump y Putin ya habían mantenido ese día un encuentro, el primero desde que el magnate llegó a la Casa Blanca, que duró cerca de dos horas y en el que acordaron una tregua para el suroeste de Siria y decidieron abrir un canal de comunicación para Ucrania. “No hubo un segundo encuentro entre Trump y Putin, solo una breve conversación al final de una cena. La insinuación de que la Casa Blanca trató de esconder un segundo encuentro es falsa, maliciosa y absurda”, se defendió en un comunicado.

Esta conversación de la que no informó la Casa Blanca y que hasta ayer no había salido a la luz, transcurrió el pasado 7 de julio en el marco del G-20 de Hamburgo durante una cena organizada por la canciller alemana, Angela Merkel, a la que solo acudieron los mandatarios y sus parejas. “No es solo perfectamente normal, sino que es parte de los deberes del presidente interactuar con los líderes mundiales”, dijo la Casa Blanca, al explicar que durante dicha cena Trump “habló con muchos líderes”. Es inusual, sin embargo, que los presidentes de EEUU no informen sobre el contenido de sus encuentros con otros mandatarios.

El propio Trump reaccionó a estas informaciones y arremetió contra los medios. “La noticia falsa sobre la cena secreta que tuve con Putin es enferma. Todos los líderes del G20, y sus parejas, estaban invitados por la canciller alemana. ¡La prensa lo sabía!”, dijo Trump en un mensaje en su cuenta privada de Twitter.

Por otro lado, Rusia aseguró ayer que “los que plantean esta cuestión quieren minar la autoridad del presidente Trump y crearle problemas. Quieren privar a su propio presidente de la posibilidad de contactar con otros líderes”, dijo ayer el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov. “Cada uno de los líderes es libre de hablar con quien quiera y de la manera que crea conveniente. Hay decenas de contactos de este tipo que no se registran de ninguna forma. Sólo lo registran en sus cabezas aquellos que ven en esto algún delito”, subrayó el viceministro.

nuevas medidas No todo fueron malas noticias para Trump ayer. El Tribunal Supremo permitió al Gobierno implementar parte de su veto migratorio y prohibir la entrada al país de algunos refugiados que sean abuelos o tíos de personas que ya viven en territorio estadounidense. El alto tribunal concedió una victoria parcial a Trump porque, aunque le permitió endurecer los requisitos para los refugiados, determinó que podrán entrar en EEUU algunos familiares de los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia).

Tras el conflicto con el juez federal de Hawái, Derrick Watson, quien contradijo las directivas emitidas por el gobierno de Trump y quien determinó que podían entrar a EEUU los abuelos, tíos y otros familiares cercanos de refugiados y nacionales afectadas por el veto migratorio. El Tribunal de Apelaciones del Noveno Distrito será ahora el encargado de decidir si son legales las normas sobre refugiados.

Otra iniciativa que Trump impulsó ayer fue poner fin a cualquier forma de votación “ilegal” ante la primera reunión de la Comisión de Integridad Electoral, creada al hilo de sus denuncias sin pruebas de un supuesto fraude en su contra en los comicios del noviembre pasado.

Trump sostuvo que este asunto es “muy importante” para él, ya que durante la campaña electoral “e incluso después” escuchó preocupaciones de los ciudadanos sobre “inconsistencias o irregularidades” en el voto. El magnate llegó a decir que en las elecciones votaron de tres a cinco millones de inmigrantes indocumentados, razón por la que, a su juicio, la exsecretaria de Estado ganó en voto popular.

El presidente de EEUU no entró en detalles, pero sí afirmó que “proteger la integridad” del voto “no es un asunto demócrata o republicano”, sino “estadounidense”. - D.N.

Herramientas de Contenido