Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

¿Acuerdo o choque de trenes Estado-Catalunya?

Por José Luis Úriz Iglesias - Jueves, 20 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pasaron ya los Sanfermines, ahora nos queda un verano enfrentados a la cruda realidad de una fecha clave: el 1 de octubre, donde se prevé, si nadie lo evita, un choque de consecuencias imprevisibles entre dos trenes que caminan por la misma vía uno hacia el otro a una velocidad de vértigo.

La dura confrontación Estado-Catalunya es la herencia de un problema sin resolver desde nuestra Transición;las tensiones centro-periferia.

Quizá la existencia de ETA, que obligaba a dirigir las miradas hacia Euskadi ignorando a Catalunya, haya tenido algo que ver con la situación actual. Eso, más una serie de errores del PP, comenzando por el movimiento que dio lugar a la sentencia del Tribunal Constitucional contra un Estatut que gozaba de un apoyo casi unánime.

Esta situación, añadida a la debilidad actual del PP, está siendo aprovechada por un PNV sensato y responsable, que está sacando el máximo rendimiento a sus 5 diputados. Así, la ciudadanía vasca se ve beneficiada, mientras la catalana perjudicada. Al mismo tiempo en Navarra UPN, a diferencia de PNV o Nueva Canarias, no es capaz de hacerlo para la navarra, adoptando una posición de absoluta sumisión al PP.

Una serie de interrogantes se abren ahora: ¿Realmente existe alguien capaz de evitarlo? ¿Cuáles serían las condiciones mínimas para lograrlo? ¿Cómo buscar una alternativa que satisfaga a la inmensa mayoría de la ciudadanía catalana, pero igualmente a la española? ¿Qué ocurrirá si nuevamente cerramos la herida en falso?

Quizás alguna respuesta esperanzadora la podamos encontrar en la vuelta de un renovado Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE y en la declaración firmada en Barcelona con el PSC de Miquel Iceta del pasado viernes.

Allí se reflejaba la influencia que en este nuevo PSOE tienen personajes de la talla de José Antonio Pérez Tapias, Andrés Perelló, Manu Escudero o Tezanos. Especialmente el primero, que durante años ha teorizado sobre la necesidad de abrir un proceso constituyente que nos lleve a un Estado federal plurinacional. Explorando también la vía del artículo 92 de nuestra Constitución, para poder satisfacer la demanda del derecho a decidir, que debiera ser uno de los derechos fundamentales en nuestro país.

Recordar que en su apartado 1 señala, “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”. Una interpretación flexible e inteligente podría dar lugar que esetodos se refiriera atodoslos ciudadanos catalanes. ¿Por qué no?

La clave aquí sería pues la palabra consultivo.

Para eso haría falta una gran dosis de generosidad por ambas partes con el fin de lograr un amplio acuerdo que contemple el compromiso, de que si en esa consulta con arreglo a nuestra Constitución el resultado es favorable a la independencia, en un plazo razonable, que podría ser 5 años, se produjeran las correcciones necesarias para hacer un referéndum legal decisorio, y si fuera negativo dejar zanjado el tema al menos por el mismo periodo de tiempo.

Todo ello debiera ir acompañado de un nuevo pacto fiscal que de alguna manera fuera equiparando a Catalunya con Navarra y Euskadi.

En definitiva, como señalaba un desaparecido y lúcido Enrique Curiel, siempre preocupado por lo que pasaba en Euskadi y Catalunya, ser capaces de construir una casa común con diferentes pisos independientes, donde seamos capaces de sentirnos cómodos todos, vascos, catalanes, o andaluces.

¿Evitaría esto ese choque de trenes? Probablemente sí. Como dijo una purgada por Prisa Gemma Nierga al final de la manifestación contra el asesinato de Ernest Lluch, precisamente en Barcelona: “señores políticos, ustedes que pueden dialoguen”. ¿Seremos capaces de hacerlo? Ahí surgen serias y razonadas dudas.

Pero la aparición de ese nuevo Pedro Sánchez más el nuevo clima de entendimiento con Podemos puede favorecerlo. Sólo falta que en la otra orilla surja un personaje de peso que ayude. ¿Un nuevo y sensato Oriol Junqueras que ya se siente el nuevo president? Quizás…

Desde luego, la desaparición de las palomas Jordi Baiget, Neus Munté, Jordi Jané, Meritxell Ruiz o Francesc Homs, sustituidos por halcones no ayuda.

Veremos…

El autor es exparlamentario y concejal del PSN-PSOE

Herramientas de Contenido