BALONMANO | OBJETIVOS

Los navarros ya conocen sus duelos

Ilusión los equipos de primera estatal y plata femenina preparan una liga rebosante de aspiraciones

Iñaki Sevillano Mikel Saiz - Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Jugadoras del Beti Onak y el Lagunak, en el derbi del año pasado.

Jugadoras del Beti Onak y el Lagunak, en el derbi del año pasado. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Jugadoras del Beti Onak y el Lagunak, en el derbi del año pasado.

pamplona- La maquinaria del balonmano navarro rinde a pleno rendimiento. El baile de refuerzos y especulaciones es norma, nadie quiere estancar sus objetivos y la evolución en positivo es el empeño de toda aspiración. La Primera Estatal masculina y la División de Honor de Plata femenina ya echan humo y los equipos de nuestra Comunidad ya han hecho sus planes. Anaitasuna, Uharte, Beti Onak y Jacar San Antonio, por un lado, y Lagunak, Loyola y Beti Onak, por el otro, esperarán superar con creces toda expectativa. Conocen a sus rivales y cúando se enfrentarán a ellos. El triunfo está en sus manos.

Primera estatal masculinaEl Anaitasuna es el rey. 28 victorias en 30 partidos dan cuerda para rato y ser el filial de uno de los mejores equipos de la Liga Asobal es una garantía de atracción de la práctica total de los mejores jugadores de la categoría, además de la exigencia por mantener un nivel que en ocasiones puede suponer un trampolín de motivación o un lastre con el que lidiar. Sus meta es clara. Todo lo que no sea el liderato supondría un fracaso y, teniendo en mente la extraordinaria Fase de Ascenso a Plata del año pasado -donde ganaron los dos primeros partidos ante Safa y San Martín Adrianenc, para quedar apeados de subir al perder el partido clave ante el máximo favorito de la competición, el todopoderoso Agustinos de Alicante- el bloque de jugadores promete.

Los de Carlos García comenzarán la liga por todo lo alto: el Trapagarán, su máximo rival durante el año pasado, que ganó 24 partidos y solo perdió cinco, es su primera piedra de toque. Será la mejor forma de medir las aspiraciones de los dos máximos candidatos al campeonato. El primer cruce con un equipo navarro esperará hasta la jornada ocho, ejerciendo de visitantes del Jacar San Antonio, la mayor incógnita de la presente edición.

Otro de los equipos navarros que aspira a ocupar los puestos nobles de la clasificación es el Uharte. Los azules, siempre bajo la incómoda sombra de la superioridad económica del Anaitasuna, se agarran al extraordinario potencial que continúan explotando desde hace ya una década: su bloque. Jugadores, que ha base de compartir lucha en incontables partidos, superan con creces la condición de compañeros para rozar la de hermanos, hecho que origina una serie de automatismos que marcan la diferencia en cada una de las jugadas.

Debutarán en la competición contra el Jacar San Antonio, un conjunto que fuerza un mar de dudas para todos sus rivales y del que se puede esperar cualquier cosa. Por su parte, en la jornada tres jugarán en casa contra el Beti Onak y deberán esperar hasta la número 12 para vivir el tan esperado derbi frente el Anaitasuna, recibiéndolos ante su hinchada.

Iñaki Moreno, jugador que en la presente temporada cumplirá 16 años defendiendo el escudo del Uharte, no duda al afirmar que, pese a “no tener ningún refuerzo más allá de dos canteranos de Segunda Nacional” la continuidad de los “jugadores de siempre” es una garantía de “mantener el nivel del año pasado y estar en la parte de arriba”. Y respecto al debut liguero frente el San Antonio, Moreno considera que es una “incógnita” al “no haberles visto jugar juntos nunca”.

El Beti Onak afronta una temporada más su eterna lucha contra su propia capacidad de aspirar a cuotas importantes. Año tras año se resiste a olvidar lo que fue, aunque su magnetismo a la zona media de la tabla ahoga cada vez más su recuerdo de gloria.

Darán los primeros pasos en la competición viajando a Zaragoza para luchar ante Dominicos, equipo de un nivel, a priori, parejo -la temporada pasada tan solo les separó un punto- contra el que deberán desplegar sus mejores armas. Así, después de recibir al Romo, viajarán a uno de los campos más complicados, el del Uharte, para esperar hasta la jornada 10 y recibir al favorito Anaitasuna.

Iker Macaya, capitán del Beti Onak, destacó la llegada de un lateral proveniente del Egia como la incorporación de más renombre, aunque no dudo al afirmar que dada “la dificultad para traer gente nueva” el mantenimiento del bloque era lo más importante, hecho que implica “poder ser competitivos las 30 jornadas” y no tener “tanto altibajos como otras veces” para “ganar todo lo que se pueda”.

Por último, el Jacar San Antonio encara un nacimiento dominado por la incertidumbre. Su construcción a partir de buenos activos de tres clubes, sobre todo del Lagunak, abre un abanico de opciones que ocupan desde un éxito labrado en la sorpresa o el fracaso más sonado. Todos los rivales, todos los partidos, serán finales. Desde su duro debut ante Uharte, hasta los compromisos ante contrincantes más débiles como el Barakaldo.

Iñaki Lafon, jugador del Jacar San Antonio, manifestó que son un conjunto “bastante joven donde la mayoría no ha jugado en Primera” por lo que la temporada será “bonita, pero bastante difícil”. En cuento a sus nuevos compañeros, a pesar de haber jugador tan solo con uno de ellos, Lafon no dudo al afirmar que tiene “buenas sensaciones”, ya que, que sea un equipo joven, le “anima y motiva bastante”.

División de honor plata femeninaLa Plata es una de las ligas más complejas y duras del panorama nacional y Beti Onak y Lagunakafrontan otra temporada que promete estar dominada, como mínimo, por la exigencia del año anterior.

Las chicas de Villava no cederán en su empeño de competir por el ascenso y no perderán de vista su compromiso de la jornada cuatro frente a Logroño Sporting La Rioja, máximo aspirante a reeditar el liderato y que será una buena oportunidad de medir sus aspiraciones.

Irati Berruezo, capitana del Beti Onak, subrayó que la plantilla del año pasado se mantiene prácticamente en su totalidad, hecho que conlleva “que las nuevas jugadoras se incorporen más fácil”. Respecto al objetivo que manejan, intentarán “mirar arriba, pero con cabeza”, siendo la meta “meterse en la fase de ascenso yendo partido a partido”.

Por su parte, el Lagunak tratará de no estancarse en la zona media de la tabla y aspirar a acompañar a sus vecinos villaveses en una Fase de Ascenso de ensueño, todo sin perder de vista el temido descenso. El inicio será peliagudo, ya que viajarán a Logroño y se las verán contra el coco del torneo, aunque, salvo sorpresa, los siguientes partidos serán más asequibles. El esperadísimo derbi frente al Beti Onak se celebrará en el séptimo partido en el feudo de Barañáin.

Silvia Lima, jugadora del Lagunak, habló sobre que, dadas las numerosas incorporaciones del año pasado, esta temporada solo contarán con “un par de jugadoras nuevas”, por lo que mantendrán “un bloque joven que se nutre de la cantera”. Lima subrayó que su objetivo “siempre es mantenerse” y que no debe engañarles la segunda vuelta del año pasado “que fue espectacular”, aunque tampoco descarta “aspirar a un poco más”.

El tercer equipo navarro en discordia es el Loyola. Su ascenso a Plata fue todo un logro pleno de satisfacción y el cúmulo de ilusión generada en la preparación de un reto de considerable compromiso podría suponer un estímulo que las catapulte hasta cuotas inimaginables, aunque lo cierto es que el escenario más probable es la lucha por evitar el descenso.

La suerte del sorteo lo ha emparejado contra Los Chelines en la primera cita, un rival que tampoco estaba la pasada campaña en Plata y que encara su inicio inmerso en una dinámica bastante pareja.

Las de Pamplona se cruzarán con el Lagunak en su feudo en la jornada número siete y jugaran en el campo del Beti Onak tres partidos después.