Villar, a la cárcel

escándalo el juez ordena su ingreso en prisión junto a su hijo y padrón por desvió de fondos

Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El furgón de la Guardia Civil en el que viajaba Villar.

El furgón de la Guardia Civil en el que viajaba Villar. (EFE)

Galería Noticia

El furgón de la Guardia Civil en el que viajaba Villar.

madrid- El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz decretó ayer el ingreso en prisión incondicional para el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, su hijo Gorka y el vicepresidente económico Juan Padrón, por desvío de fondos. Según el magistrado, Villar se valió de “una red de clientelismo, soborno y presiones con el fin de garantizar su permanencia al frente de este organismo”.

El juez que investiga la operación Soule atiende la petición de la Fiscalía Anticorrupción para todos ellos y para el cuarto detenido, el secretario de la Federación Tinerfeña, Ramón Hernández Baussou, a quien envía a prisión eludible bajo el pago de una fianza de 100.000 euros.

En el auto, Pedraz les imputa los delitos de administración desleal, apropiación indebida, estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares y justifica la adopción de medidas cautelares ante “la gran capacidad económica de la que disponen” y para evitar la obstrucción de la investigación, ya que se encuentra pendiente de analizar toda la documentación ocupada en los registros.

El juez apunta que al menos desde 2009 Villar creó un entramado que ha permitido la desviación de fondos tanto públicos como privados de la RFEF y organismos vinculados a ellos como la propia Fundación y MUPRESFE (Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles a Prima Fija), estableciendo un clientelismo tanto en la contratación del personal que recae en familiares de los acusados como en la presunta adjudicación arbitraria de contratos de suministros.

El pasado mes de junio, según recoge el auto, el presidente de la Federación Cántabra de Fútbol, José Ángel Pélaez, comunicó a Villar que había dejado fuera de reparto de los presupuestos de la Federación 5.210.000 euros para disposición personal del principal acusado, a quien le llegó a decir que podría emplear esa cantidad para lo que le saliera “de los huevos”.

En cuanto al hijo de Villar, Pedraz afirma que resultó, a través de su empresa Sports Advisers, el “mayor beneficiado a través de su padre” del dinero de la RFEF.

“Son múltiples las conversaciones telefónicas que han venido demostrando el cada vez mayor control de Gorka en la federación, pese a no tener ningún cargo o vinculación laboral”, incluyendo la organización de partidos amistosos de la selección de los que se habría beneficiado.

sobornos para su elecciónRespecto al presunto cabecilla de esta trama, Pedraz detalla en su auto que Villar cometió “excesos en las facultades de administración” aprovechándose de su posición de dominio en calidad de presidente de la Federación desde 1988 y precisa que existen indicios para afirmar que se garantizó la mayoría necesaria para seguir al frente del organismo.

Concreta dichos excesos en los nombramientos de la Junta Directiva por un lado (que utiliza a modo de recompensa para premiar la lealtad de los presidentes de las federaciones afines o vetar a los que le son contrarios), y por otro, en la concesión de beneficios a los que han favorecido su candidatura. Estas serían la Federación de Fútbol de la Región de Murcia y la Federación Cántabra de Fútbol.

clemente sabía de los sobornosEn dichas conversaciones, Clemente le dice a Padrón que Juan Luis Larrea, delegado de la Selección nacional, está preocupado por tener que pagar 300.000 euros a la Federación Cántabra de Fútbol por unos campos de fútbol que nunca serían de la federación, sino del Ayuntamiento. Padrón le responde que Villar no va sino a lo de él y que le importa “tres cojones” la federación. Otra de las irregularidades es el pago de 300.000 euros a la secretaria general de la RFEF, Esther Gascón, como indemnización de despido para posteriormente ser nuevamente contratada. - E.P.