Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Guardia Civil rastrea en las instituciones catalanas

El registro del Palació de la Generalitat y el Parlament eleva la tensión con el Estado
Los agentes buscan las agendas del exconseller Gordó por el caso 3%

Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Agentes de la Guardia Civil, en los pasillos del Parlamento catalán. Fotos: Efe

Agentes de la Guardia Civil, en los pasillos del Parlamento catalán. Fotos: Efe

Galería Noticia

Agentes de la Guardia Civil, en los pasillos del Parlamento catalán. Fotos: EfeEl fiscal Anticorrupción, José Grinda, llega a la sede del Govern.

pamplona- En plena crisis territorial, la Guardia Civil entró ayer en el Parlament de Catalunya, en el Palau de la Generalitat y en el Departament de Justícia para requerir documentación vinculada con el caso del 3% de comisiones ilegales presuntamente cobradas por la desaparecida CDC. También realizó un registro en el Centro de Tecnologías de la Información de la Generalitat en una operación que tenía al diputado no adscrito y exconseller Germà Gordó como objetivo. Por orden del magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Carlos Ramos, los agentes intentaban buscar documentos para reconstruir las reuniones que el también ex secretario del Govern presuntamente mantuvo con empresarios investigados por el pago de mordidas al partido a cambio de contratos de obra pública. Gordó, también imputado en la causa, declarará el próximo lunes ante el TSJC acusado de ser el conseguidor de las presuntas comisiones.

Los instructores sólo se pudieron llevar la agenda oficial, el listado de sus colaboradores y el mail del exconseller en el Parlament. En cambio, no obtuvieron la agenda particular ni el libro de visita del consejero al no existir y no ser obligatorio en la época de Gordó como secretario o conseller. “Sin comentarios. Cielo sereno”, reacción Gordó en su cuenta de Twitter, mensaje que acompañó de un cuadrado con fondo azul.

La operación, desarrollada en el marco de una pieza separada del caso que está declarada secreta, comenzó pasadas las 10.30. A esa hora ocho agentes de la Guardia Civil vestidos de paisano se presentaron en el Parlament acompañados del fiscal anticorrupción José Grinda. Sin llamar la atención de periodistas ni diputados, acudieron a la planta baja del Parlament, donde se encuentra la oficina de documentación de la cámara y presentaron la orden de requerimiento de datos sobre el que fuera mano derecha de Artur Mas en CDC. Los agentes, para entonces rodeados de periodistas, se dirigieron al despacho del departamento de Infraestructuras y Seguridad. Ahí, técnicos del Parlament clonaron ante los agentes el buzón de entrada de la cuenta de correo electrónico que el ex conseller tiene vinculada a la cámara catalana. Hora y media después, los policías abandonaban el hemiciclo.

A la misma hora aproximadamente se personó otra decena de agentes de paisano en el Palau de la Generalitat y en el Departament de Justícia. En la sede de la Generalitat, en la plaza Sant Jaume, han requerido la agenda de Gordó mientras fue secretario del Govern, entre 2010 y 2012 y que la Generalitat no localiza en sus archivos. También reclamaron el libro de visitas de la misma época para saber quién accedió a su despacho oficial.

tensiónEn la puerta se encontraron con el conseller de Presidencia, Jordi Turull, quien les instó a esperar en un despacho para entregarles la documentación que reclamaba el TSJC. Fuentes de la investigación negaron que el conseller impidiera la entrada de los agentes en el Palau, al contrario de lo que difundió el Govern. Según fuentes del Ejecutivo catalán, el conseller ordenó que no permitieran la subida de la comisión instructora a las dependencias de la Generalitat, puesto que sólo tenían requerimientos y no una orden de registro. “Colaboración con la justicia, toda. Espectáculos y humillaciones al Palau que desde hace siglos acoge a la Generalitat, ni una”, tuitéo Turull al finalizar la operación, que elevó la tensión entre el Govern y el Estado.

En el Departament de Justícia otros cinco policías de paisano pidieron información de la etapa de Gordó al frente de la consejería. En concreto, trataban de localizar la agenda de encuentros que mantuvo en su despacho mientras fue conseller, entre 2012 y 2016. Según los investigadores, la agenda de Gordó ha desaparecido o nunca existió. No consta en los registros oficiales de la Generalitat en lo que supone una medida sin precedentes entre los miembros del Govern. Ambas agendas -la de secretario de Govern y la de conseller- son consideradas como clave por el juez de El Vendrell (Tarragona) que instruye el caso del 3%. Con los registros oficiales desaparecidos, la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil tratan de reconstruir los encuentros de Gordó a partir de sus correos electrónicos y los libros de visitas del Palau y del Departamento de Justicia.

En esas reuniones, supuestamente, se pactaba el pago de falsas donaciones a CDC a través de sus fundaciones -CatDem y Fòrum Barcelona- a cambio de las cuales las empresas obtenían multimillonarios contratos de obras de la Generalitat o Ayuntamientos gobernados por la extinta CDC.

Gordó fue forzado a abandonar el grupo parlamentario de Junts pel Sí (JxSí) el pasado junio, poco después de que el TSJC decidiera imputarle como presunto intermediario de la red de pagos irregulares a CDC. El ex conseller reiteró esta misma semana que no tiene intención de abandonar el escaño. - D.N.