Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

pide a las autoridades catalanas “empatía”

Rajoy, recibido en Lleida con un escrache y ‘Las cloaclas de Interior’

El presidente pide a las autoridades catalanas “empatía” para evitar la ruptura

Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Protesta de colectivos independentistas, en las calles adyacentes al parador inaugurado por Rajoy.

Protesta de colectivos independentistas, en las calles adyacentes al parador inaugurado por Rajoy. (EFE)

Galería Noticia

  • Protesta de colectivos independentistas, en las calles adyacentes al parador inaugurado por Rajoy.
  • Rajoy descubre la placa del Parador Nacional de Lleida. Fotos: Efe

pamplona- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró estar tranquilo ante la intención del Govern de convocar un referéndum el 1 de octubre porque está convencido de que no se celebrará, y frente a ese camino de ruptura, ofreció a la Generalitat la vía de la colaboración, pese a que las actuaciones impulsadas por el Gobierno contradicen su oferta de colaboración. Ese es el mensaje que lanzó en un viaje a Catalunya que puede ser el último que realice antes del final del curso político y a la espera de que al inicio del próximo, en septiembre, el presidente catalán, Carles Puigdemont, impulse los trámites para la convocatoria de la consulta.

La inauguración del Parador Nacional de Lleida, en el antiguo convento del Roser, fue el acto en el que Rajoy se refirió a la crisis territorial, aunque sin citar en ningún momento el referéndum y sin dirigir en esta ocasión duras críticas a Puigdemont o el resto de partidarios de la consulta. La apertura de este parador, situado en el edificio del Convento del Roser en la calle Cavallers de Lleida, ha generado polémica en la ciudad ya que este convento es la ubicación en la que muchas entidades celebran la Diada del 11 de septiembre.

Varios colectivos independentistas como Arran Lleida, CUP, Endavant Ponent y Sindicat d’Estudiants dels Paisos Catalans convocaron una concentración de protesta en las calles adyacentes, en las que se desplegó un dispositivo policial.

En su intervención, puso el nuevo parador como ejemplo de los frutos de la colaboración entre administraciones y reivindicó esa forma de actuar, así como “la empatía y el sentido común”, frente a los “caminos de la ruptura que no llevan a ninguna parte”. A su juicio, es mejor “conectar con los demás” que dedicarse al “absurdo” de “poner balizas entre nosotros”.

En una breve conversación informal posterior con los periodistas es cuando Rajoy aseguró que está tranquilo ante el 1 de octubre porque está seguro de que ese día no va a haber referéndum en Catalunya. Y considera que no es necesario que lo diga de forma estridente porque el resultado va a ser el mismo.

Una consideración que va en la línea de lo que vienen manifestando tanto él como otros miembros del Gobierno al estar convencidos de que los pasos que dé la Generalitat para convocar esa consulta serán detenidos por el Tribunal Constitucional.

Respecto a la posibilidad de mantener a corto plazo una conversación con Puigdemont, puntualizó que el Gobierno central no tiene nada que hablar sobre el referéndum. Además, lamentó que Puigdemont esté relevando a los que Rajoy considera ahora miembros moderados en la Generalitat.

Al acto de inauguración, había sido invitado el consejero de la Generalitat con competencias en Turismo, Santi Vila, pero éste, según fuentes del Gobierno, declinó por motivos de agenda y la Generalitat estuvo representada por su delegado en Lleida, Ramón Farré. A la llegada de Rajoy al parador, dos senadores de ERC, Miguel Ángel Estradé y Xavier Castellana, le entregaron en mano sendos dvd con el programa Las cloacas de Interior, sobre la operación Catalunya. - D.N.

Herramientas de Contenido