Vuelve el teatro de ‘Kilkarrak’ con una ópera

El grupo estellés, que cumple más de tres décadas, estrena hoy su nueva obra

Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Miembros del grupo Kilkarrak en la Casa de la Juventud, donde suelen ensayar.

Miembros del grupo Kilkarrak en la Casa de la Juventud, donde suelen ensayar. (A.L.)

Galería Noticia

Miembros del grupo Kilkarrak en la Casa de la Juventud, donde suelen ensayar.

ESTELLA-LIZARRA- El grupo de teatro amateur Kilkarrakpresenta hoy a las 21.00 horas su nueva obra La Ópera de los Suburbios en el Centro Cultural Los Llanos y la repetirá mañana, sábado 22 de julio.

Se trata de una adaptación hecha por el estellés Ion Barbarin, de la obra La Ópera de los Tres Centavos, del alemán Bertolt Brecht. Fue la función más exitosa en Alemania hasta la toma de poder del partido nazi en 1933.

A pesar de ser un adaptación, la representación mantiene la esencia de la obra original: es una denuncia al capitalismo y lo injusto. “Trata sobre la sociedad marginal: los mendigos, los bandidos, etc. Cuenta como dentro de esa sociedad también existe la corrupción y la maldad y no se les debe juzgar porque los demás también lo hacen”, aclara el director, Ion Barbarin. El teatro de Bretch es comprometido, pero, como explica Pedro Echávarri “lo hacemos con humor. Aunque lo de luchar por lo justo y por un mundo mejor, dicho así, parezca serio”.

Según el director, “estéticamente es una obra atractiva que juega con los claroscuros. Se respira el ambiente de los suburbios, tanto por la ropa -que es vieja y tirando a grises- como por la iluminación, que logra combinar momentos íntimos y expansivos.”

Como su nombre indica, La Ópera de los Suburbios incluye una parte musical donde los propios actores cantan. Mikel Elizaga se ha encargado de adaptar los tonos a los intérpretes, y ha logrado que la música juegue un papel importante en la obra, sin llegar a ser un musical. “Siempre decíamos que teníamos que hacer una representación donde cantásemos, y cuando la propuse, vimos que esta era la idónea”, explica Echávarri. Para él tiene un significado especial porque, según cuenta, “fue la obra que me motivó a empezar en el teatro. La vi y quedé impresionado”.

La obra original requería un amplio reparto de 40 actores y tenía una duración aproximada de tres horas, que Barbarin ha reducido a una hora y media. Además, los actores y actrices serán 17 y algunos interpretarán hasta tres papeles. Los miembros de Kilkarrak han puesto todo su esfuerzo y el director invita a verla porque asegura “que se van a reír, aunque tenga su parte amarga. Y además de pasar un rato agradable, el publico también recibirá algo de lo que reflexionar”. - Ana Lumbreras