Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

eneko larrarte Alcalde de Tudela

“No vamos a confrontar ni a ir contra la mayoría, la Corporación irá a la procesión”

Las fiestas de 2016 abrieron una brecha en el tripartito del Ayuntamiento de Tudela que duró seis meses. Cuando quedan días para el cohete, a las dudas de las posturas de los partidos se han unido diversas polémicas.

Fermín Pérez-Nievas - Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El alcalde, Eneko Larrarte, junto a la Casa Consistorial.

El alcalde, Eneko Larrarte, junto a la Casa Consistorial. (Foto: f. P-N.)

Galería Noticia

  • El alcalde, Eneko Larrarte, junto a la Casa Consistorial.

tudela. ¿Se ha dialogado dentro del equipo de gobierno para subsanar los desencuentros de las fiestas de 2016 con la procesión y los toros?

Con la procesión existe un precedente que es el del Día del Ángel y la dinámica va a ser parecida. La voluntad del pleno está clara, hay una mayoría que quiere que el Ayuntamiento vaya en la procesión. A nosotros como grupo no nos parece correcto pero respetamos las mayorías y la dinámica será similar. En la procesión del año pasado me confundí al acudir a la marcha cívica que entendí que ya no era parte de la procesión y puesto que había delegado en José Ángel Andrés no lo debería haber hecho. Incluso en la medida que este año vaya a acudir o no, lo haré de forma más discreta. No en lo que tiene que ver con la procesión sino con lo posterior. Es decir, en principio voy a ir con los gigantes igual que el año pasado, pero no sé si iré después a la Casa del Reloj y si voy lo haré de forma discreta. En cuanto a los toros hay una prórroga del contrato y en 2018 ya se verá.

Por dejarlo claro, ¿cuál fue el criterio el Día del Ángel?

Manifestamos que no nos parecía bien convocar a la corporación para la procesión, pero como había una mayoría que lo aprobó (UPN, PPN, PSN y concejal no adscrito) no vamos a ir contra la mayoría, ni a confrontar, ni a generar un conflicto donde no merece la pena hacerlo. Si hay una mayoría que quiere ir se convoca y quién quiera ir que vaya.

¿Qué balance se hace de ese primer año de toros sin subvenciones?

Es una medida equilibrada. Hay gente con sensibilidad animalista que le parece escaso lo que hemos hecho, porque están a favor de la abolición, y otros que creen que es una afición como otras y que debe estar subvencionada. Como I-E nos parece que es una postura equilibrada. Algunos alcaldes nos han dicho que les hemos dejado en una posición ‘complicada’. Es un tema que genera mucha polémica y parece que, mientras no se toque, no pasa nada pero fuimos valientes, dimos un paso adelante y otros consistorios con posturas que parecen más progresistas no abordan el tema porque genera conflicto.

No se entiende por qué de repente se tiene tan en cuenta la seguridad en la comida popular. ¿Cree que se había ido la fiesta de las manos por la cantidad de gente que acudía?

La fiesta ha tenido un recorrido, en cuanto a la oferta de las peñas y la afluencia. Hace 6 años fue en Herrerías y había 3.000 personas. El año pasado el doble, 6.000 según la Policía Municipal. A partir de ahí nos preocupa la seguridad porque hay problemas de avalanchas en algunos lugares y existen aspectos de seguridad complicados. No pensando en atentados, sino en movimiento de masas. Acudimos a preguntar a la Policía Foral y nos evaluaron los espacios y el nivel de seguridad que tienen. Herrerías se califica como de riesgo medio-alto porque hay mucho mobiliario, salidas complicadas y el espacio no es muy amplio. Buscamos otros lugares, el parking de la avenida Argentina, Jesuitas (la propiedad no lo cedía), el Paseo de los Poetas, Herrerías y padre Baztán. Les planteamos los que se señalaron como de riesgo medio-bajo. En la rueda de prensa se planteó que no querían hacer la fiesta fuera del casco urbano (el paseo de Poetas es casco urbano), luego dijeron que en el entorno del Casco Viejo (padre Baztán es Casco Viejo). Al final llegamos a la conclusión de que solo podía ser en Herrerías y nos parecía que tal y como está concebida ahora, no podía ser en Herrerías.

¿Se ha llegado a un punto de inflexión por la cantidad de gente que va?

El volumen que se genera, la tipología de ambiente que hay nos parecía que desaconsejaba Herrerías. A eso se añaden muchas cosas, el parque está en el corazón de la ciudad y esta puede seguir funcionando, cosa que con Herrerías no sucede. En Herrerías a las 12 de la noche hay vida y por la mañana hay vida. También por limpieza, por afección a los vecinos de la calle que son los más afectados de Tudela por suciedad, horarios, conductas y ruido. Todos esos componentes nos aconsejaban ir allí.

¿Será su ubicación definitiva?

No. Nosotros, como en muchos otros casos, no tomamos las decisiones siendo intransigentes. Cuando terminen las fiestas veremos qué tal ha ido. Yo creo que además se va a descubrir un lugar para actividades en verano como la música. No creo que afecte al jardín, lo hemos consultado con la contrata y no creen que se perjudique mucho. Es un lugar en el que puede haber espacios diferentes y a la larga se puede usar más. Es un sitio desconocido por muchos y está a cuatro minutos del centro andando, se puede ir a los bares y volver y hay peñas a mitad de camino.

¿Se ha quedado el programa un poco anquilosado y anticuado?

Es difícil innovar en fiestas. Hemos hecho una mejora continua. El año pasado se generó más ambiente de fiesta de manera continua durante el día. Se veía que eran fiestas, tanto por el día como por la tarde. Igual habría que hacer alguna apuesta más arriesgada en el tema musical, pero no sé si en las fiestas de este tipo (Sanfermines, Pilares o Semana Grande) se puede innovar mucho. No es fácil, pero hay un margen de mejora y el responsable de Festejos, a través de reuniones con colectivos, va sumando más cosas y más grupos. Igual se puede dar un salto más en música, pero si hay quien tiene otras aportaciones al programa estamos abiertos a ellas.

Es el año con más aportaciones de las peñas al programa, sobre todo a nivel de conciertos. ¿Reciben el suficiente apoyo?

Yo creo que sí. Quizás nunca es suficiente, pero sabemos que las peñas son las que pueden generar ambiente en la calle. Es más natural y mueve más gente que cualquier iniciativa que pueda tener el Ayuntamiento gastando miles de euros, lo que no quita que haya que traer alguna actuación de campanillas.

¿Es un acierto adelantar los bailes si coinciden con los fuegos?

Se podrían adelantar todavía más, pero este año era prematuro hacerlo. Después del toro de fuego podría ser una buena hora para su emplazamiento. A los que nos gusta ir a bailar lo tenemos difícil porque te pillan siempre cenando. Estamos pensando cosas, ha habido reunión con los colectivos y hemos pensado adelantarlo media hora para ver qué tal funciona y el año que viene igual optamos por algo más agresivo.

Siempre hay quejas de la limpieza. ¿Va a haber algún cambio?

En 2016 se incorporaron los cubos rojos y ayudaron. Hay que ver si hay que reforzar el contrato habitual. Creo que se mantiene el tono bastante bien. Igual falta el salto al vaso reciclable, aunque el responsable de Festejos lo estudió y se desechó. No creo que hubiese especial problema de limpieza, salvo el día después del cohete.

Herramientas de Contenido