Por encima de todo Funcional

Se presenta como una opción esencialmente urbana, pero el nuevo Kia Picanto, incluso con su pequeño motor de tres cilindros y 67 CV, no se amilana y cumple más que satisfactoriamente cuando sale a carretera y autopista.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 22 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Kia vuelve a demostrar con el último Picanto que un utilitario urbano también puede ser un vehículo adecuado para viajar.

Kia vuelve a demostrar con el último Picanto que un utilitario urbano también puede ser un vehículo adecuado para viajar. (Foto: T.P.)

Galería Noticia

Kia vuelve a demostrar con el último Picanto que un utilitario urbano también puede ser un vehículo adecuado para viajar.

Tenía Ganas de probar el nuevo Kia Picanto. Cuando uno se baja el día anterior de un fabuloso Mercedes GLC 250 d 4Matic de 204 CV y un precio que ronda los 54.000 euros, ponerse a los mandos de un utilitario urbano de 3,595 metros de largura, 1,595 de anchura, 1,485 de altura, con una distancia entre ejes de 2,400 metros, un coqueto maletero de 255 litros -más que satisfactorio para el tamaño general del coche y la excelente habitabilidad lograda-, y provisto de un modesto motor de gasolina de tres cilindros atmosférico y 998 cc que entrega 67 CV a 5.500 rpm y 9,8 kgm de par máximo a 3.500 vueltas, podría llevarnos a pensar que dejaría en mal lugar al retoño de Kia. Y nada más lejos de la realidad.

Está claro que los 8.600 euros que cuesta en su versión probada, la Concept frente a la más completa GT-Line, o sus modestas prestaciones, aunque suficientes, con 161 km/h de velocidad máxima y 14,3 segundos en el paso de 0 a 100 km/h, no lograrán intimidarnos;pero lo mejor es que sí conseguirán convencernos, tanto como sus contenidos consumos, con cifras homologadas de 5,6 litros en ciudad, 3,7 en carretera y 4,4 en recorrido combinado. Y es que el Kia Picanto es sobre todo una apuesta por la funcionalidad en toda la extensión de la palabra, por dar prioridad a trasladar personas y equipajes de un lugar a otro de forma eficaz, segura, bastante más cómoda de lo que cabría esperar de su tamaño y con una agilidad y agrado de utilización considerables.

Es cierto que su territorio favorito es la ciudad, donde su tamaño, buena visibilidad, rapidez de reacciones y maniobrabilidad le permiten desplazarse y aparcar a las mil maravillas. Sin embargo, donde sorprende es en carretera y hasta en autopista. Su brillante motor, que todavía lo sería más con unos desarrollos de caja de cambios no tan largos, ya que ahorraría cambios de marchas y mejoraría la aceleración y recuperaciones, demuestra lo mucho que se puede hacer hoy en día con un pequeño tricilíndrico atmosférico de solo 67 CV. Con buena estabilidad, una dirección, frenos y suspensiones que cumplen mejor de lo esperado, amén de una finura de funcionamiento notable -con mención especial para la bajísima sonoridad mecánica y la muy moderada de rodadura y aerodinámica- y una comodidad más que apreciable, el Picanto no le hace ascos a rodar por todo tipo de carreteras ni a lanzarse por autopista, donde a 130 km/h de marcador el cuentavueltas solo se aproxima a las 4.000 rpm, lejos de las 6.500 del inicio de la zona roja.

Con tres cilindros, 67 CV y 161 km/h de velocidad máxima, el Kia Picanto es un utilitario que traspasa las fronteras de la urbe

Otro capítulo especialmente logrado es el del espacio interior -un servidor, que mide más de 1,80 metros y supera los 100 kilogramos, cabía perfectamente en las plazas traseras y se encontraba totalmente acomodado en las delanteras-, a lo que se suma un acceso excelente merced al gran ángulo de apertura de sus puertas.

En el capítulo de aspectos mejorables cabe citar la antena a rosca, que sólo esté disponible con kit reparapichazos y sin rueda de repuesto de emergencia y que el indicador de cambio de marcha del cuadro de mandos se muestre demasiado optimista.

Nuestro consejo es que si se decantan por la versión básica (Concept) le sumen algunas opciones por la comodidad y seguridad que aportan: Pack Comfort (llantas de aleación, retrovisores eléctricos y calefactados y elevalunas traseros eléctricos, por 500 euros) y el asistente de frenada de emergencia asociado al panel de instrumentos supervisión (300 euros), dejando el navegador con cámara de estacionamiento, Android Auto/Carplay y servicios de conectividad Tom Tom con pantalla de siete pulgadas (por 900 euros) ya como una opción más sibarita, aunque apetecible, como el coche en sí.

KIA PICANTO

1.0 CVVT CONCEPT