Asociación de Consumidores de Navarra Irache

El 28 % de las casas nuevas presentan defectos constructivos, según Irache

EFE - Sábado, 22 de Julio de 2017 - Actualizado a las 13:48h

Viviendas en construcción en Iturrama Nuevo.

Viviendas en construcción en Iturrama Nuevo. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Viviendas en construcción en Iturrama Nuevo.

Pamplona. El 28 % de las personas que han comprado una casa en los últimos diez años ha sufrido algún defecto constructivo en el inmueble, según revela una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache.

La encuesta concluye que el porcentaje de las viviendas nuevas que presentan problemas ha crecido desde el año 2009, informa Irache en un comunicado.

Con diferencia, los problemas más habituales son las humedades y los problemas de aislamiento, unos defectos de habitabilidad para los que, según la Ley de Ordenación de la Edificación, hay hasta tres años para reclamar que la promotora se haga cargo de su reparación.

Irache también atiende casos de personas que han descubierto en su nueva casa parqués irregulares, paredes mal pintadas o hendiduras en zócalos, problemas de terminación o acabado de las obras, fundamentalmente estéticos, para los que hay un año de plazo para reclamar.

En tercer lugar, están los problemas que afectan a la estructura o la cimentación de edificio, para los que hay hasta diez años para la reclamación.

En todos los casos, destaca la asociación, el afectado tiene dos años desde que aparece el defecto para reclamar su reparación al promotor o a otros intervinientes en la obra.

Otros casos atendidos por la entidad se deben a la utilización de materiales de menor calidad y más baratos que los contratados en la memoria de calidades.

Un problema habitual en las viviendas son las fugas que provienen de elementos comunes de uso privativo, como los áticos, terrazas o patios comunes de algunos edificios.

En estos casos, agrega Irache, hay que determinar si el problema se origina en un defecto de construcción o de mantenimiento, "algo que no siempre resulta sencillo", para saber quién debe hacerse cargo de la reparación y de los daños producidos.

En este sentido, también hay malestar en algunos edificios nuevos porque elementos comunes como lámparas, contadores o calderas se averían a los pocos años, pero pasado el plazo de garantía, y hay que sustituirlos con el consiguiente sobrecoste, unos elementos que en edificios más antiguos han tenido una mayor vida útil.

En otros casos, ha habido numerosas personas que han acudido a Irache molestos porque consideran que su piso está mal aislado y, por ejemplo, oyen continuamente los coches que entran en el garaje del edificio.

Últimas Noticias Multimedia