Las empresas de la mitad sur de Navarra impulsan el empleo durante 2017

Peralta, Arguedas, Villafranca y Tudela, entre los municipios que más crecen en lo que va de año
La agroalimentación toma impulso en primavera y verano

Juan Ángel Monreal / Patxi Cascante - Domingo, 23 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Una trabajadora en una empresa agroalimentaria de Navarra.

Una trabajadora en una empresa agroalimentaria de Navarra. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Una trabajadora en una empresa agroalimentaria de Navarra.

pamplona- La Ribera de Navarra, cuyos municipios acusaron en mayor medida la crisis de 2008-2013, brilla en los últimos trimestres por su dinamismo en la creación de empleo. Y también en el descenso del paro. Municipios como Peralta, Arguedas, Corella y también Tudela figuran entre los que en mayor medida han incrementado el volumen de afiliados la Seguridad Social en sus empresas.

Son también los que tienen un mayor camino por recorrer para normalizar un mercado laboral que se encuentra todavía lejos de recuperar los niveles de junio de 2008, unas semanas antes del estallido definitivo de la crisis financiera. El último día de aquel mes Navarra contaba con 284.694 personas ocupadas, frente a las 266.741 del pasado 30 de junio. Si en junio de 2013, en el peor momento para el empleo, Navarra tenía 247.886 ocupados, se puede concluir que la recuperación todavía se encuentra a mitad de camino. Y todo ello, partiendo de una estadística que habla solo de cotizantes brutos, sin distinguir el número de horas trabajadas o los salarios que se perciben por ello.

La mejoría resulta, sin embargo, indudable, y se aprecia en mayor medida en localidades que sufrieron cierres masivos de empresas. Corella es un ejemplo de ello. Todos los años, el estudio que elaboraba CCOO situaba a este municipio y sus alrededores como el más golpeado por el desempleo de Navarra. En 2017, la localidad ribera ofrece mejores noticias: sus empresas contaban con 2.711 personas ocupadas, un 10% más que a finales de junio, una subida que quintuplica la media navarra.

No es el único caso. Un poco más al norte, Castejón y Marcilla presentan incrementos superiores al 11% y otros como Azagra, Villafranca y Sesma superan el 15%. Todas estas cifras responden en algunos casos al comportamiento de una empresa en concreto -los aumentos o descensos de Barásoain, por ejemplo, tienen mucho que ver con la planta de Acciona- y en la Ribera pueden explicarse en cierta medida por la estacionalidad que marca la industria agroalimentaria. Más activas en primavera y verano que en invierno, las empresas de transformación de verdura y hortaliza se han convertido ya en el subsector industrial con mayor número de ocupados, por delante de la automoción.

Vistos con la perspectiva del último año, los datos se moderan en casi todos los casos. Pero también dejan a localidades como Arguedas, Cintruénigo o Villafranca con crecimientos que cuadruplican la media navarra. Un indicador ya más consistente y que también se reproduce en el caso de la propia Tudela, el segundo municipio de la localidad. Tanto en lo que va de año como en el cálculo interanual, la capital de la Ribera, que sigue con tasas de paro superiores a la media, mejora el comportamiento de Pamplona.

No faltan casos con un comportamiento mucho peor. Burlada, por ejemplo, acusa la fuga de empresas y pierde en un año 270 afiliados a la seguridad Social -Faurecia ha cerrado en este tiempo- y también localidades como Tafalla y Alsasua siguen ofreciendo síntomas de debilidad en sus polígonos. La primera se deja un 2,8%, mientras que la segunda, ya muy golpeada, vuelve a perder un 5% de afiliados en un año.